Compartir

Un ladrón armado con un cuchillo asaltó ayer a la tarde un local de venta de bijouterie y ropa femenina. Se llevó la recaudación y encerró con llave a la empleada que con su llanto y gritos alertó a los vecinos quienes avisaron a la policía.

Un delincuente de aspecto joven y de más de 1,75 de estatura ingresó ayer a las 15:15 al local «Moda Shop» y asaltó a la empleada con un cuchillo. Le exigió el dinero de la recaudación y las llaves del comercio.
El ladrón, según contó la víctima a El Patagónico, se mostraba nervioso y ya lo había visto pasar varias veces frente al local. Incluso ingresó en un momento y pidió ver algunas prendas de mujer que acarició para luego irse sin comprar nada.

Poco más tarde, y ya con un gorro y ropas oscuras, ingresó decidido a robar. Se llevó la recaudación del local, el teléfono celular de la víctima y las llaves con las que la dejó encerrada.

La empleada comenzó a gritar y a llorar, angustiada por la situación vivida. Fue escuchada por un vecino que miraba televisión y que en un primer momento pensó que era una protagonista de la telenovela que estaba mirando. Sin embargo, cuando le dijo a su esposa que bajara el volumen, se dio cuenta de que el llanto provenía de la planta baja.

Cuando descendieron se encontraron con la empleada del local comercial, llorando en forma desconsolada. El hombre salió corriendo a la calle a dar el alerta y se encontró con una policía que justo iba en camino a la Seccional Primera para comenzar su jornada laboral.

Auxiliaron a la mujer y la agente policial le brindó contención, le tomó los primeros datos y alertó al Centro de Monitoreo para que comenzara a buscar al delincuente. De ese modo, el oficial de servicio entrevistó a la víctima y relevó las primeras características del delincuente.

El atraco habría quedado registrado por las cámaras de seguridad del comercio, por lo que la Brigada de Investigaciones tenía con qué empezar a hacer su tarea, siempre bajo la supervisión del Ministerio Público Fiscal. Incluso se buscan indicios del asaltante en las cámaras del centro.

Compartir