Compartir

Este lunes en horas de la tarde, personal de la Dirección de Habilitaciones Comerciales procedió a la clausura de la sucursal del banco Santander Río ubicada en intersección de calles Pellegrini e Inmigrantes Gallegos. La misma se efectuó porque el local carece de la habilitación comercial correspondiente.

En ese contexto, el subsecretario de Fiscalización, Santiago González Pedroso, explicó que “en una inspección de rutina se pudo constatar que el banco ubicado en calle Pellegrini e Inmigrantes Gallegos, no contaba con habilitación comercial. Si bien estamos en conocimiento de que habían denunciado un traslado y había iniciado los trámites administrativos para tal fin, no tienen la habilitación comercial para ejercer el comercio efectivamente en este nuevo inmueble, motivo por el cual de acuerdo a las ordenanzas municipales vigentes, se realizó la clausura”.

Continuando en esta misma línea y respecto a la habilitación comercial, el funcionario afirmó que “el expediente estaba en trámite en la Dirección General de Habilitaciones Comerciales, ya que tenía un plazo que se había vencido”, al tiempo que indicó que los inspectores del área “en el marco de los trabajos que tienen fueron para realizar la clausura del giro comercial”.

Por último, teniendo en cuenta los pasos a seguir, el subsecretario mencionó que “las actas que labraron los inspectores son remitidas al Tribunal de Faltas. Este Tribunal resuelve sobre la clausura del local. Obviamente (por el Banco Santander Río) regularizarán la situación, para la cual la Dirección General de Habilitaciones Comerciales está a su disposición siempre, y entendemos que brevemente podrán ejercer el comercio como corresponde”.

Compartir