Compartir

Un chico despertó ayer en medio de la madrugada con un fuerte dolor de cabeza. Pese a estar mareado logró despertar también a sus padres y a sus hermanitos. Aunque presentaban síntomas de intoxicación con monóxido de carbono como vómitos y náuseas, la familia logró salir al exterior.

A las 5:20 de ayer un niño logró despertarse a tiempo y alertar a su familia, lo que evitó que resultaran víctimas de una intoxicación por monóxido de carbono. Ocurrió en un inquilinato de Facundo al 1.100 del barrio Ceferino Namuncurá.

De acuerdo a la información brindada por la policía, al acostarse la familia habría dejado una hornalla encendida de la cocina, lo que combinado con la falta de ventilación provocó la intoxicación.

Cuando los integrantes de la familia lograron salir al exterior, se alertó de la situación a la policía.
Al llegar los agentes de la Seccional Cuarta encontraron a los niños sentados en las escaleras exteriores de la vivienda, tapados y tratando de reponerse de las náuseas y vómitos que sufrían todos los integrantes de la familia.

Según informó la policía, en el lugar intervinieron también Defensa Civil, Bomberos Voluntarios y una ambulancia del Centro de Salud del barrio 30 de Octubre cuyos profesionales asistieron a la familia. Fuente:El Patagonico

Compartir