Compartir

Durante la madrugada de ayer se produjo el incendio de cinco vehículos en un predio privado, propiedad de Alberto Mansilla. Se trata de un trabajador petrolero, quien le aseguró a la policía que no tiene problemas con nadie, ante la certeza de que el siniestro se produjo en forma intencional por la ubicación del lote y el poco contacto con los alrededores.

Diez vehículos en un predio en el medio del Cordón Forestal, casi en la desolación total, y cinco de ellos destruidos por el fuego en el transcurso de la madrugada. Ese fue el saldo que dejó un incendio que se produjo ayer en un terreno ubicado en avenida Al Parque sin número, Lote 1, en proximidades del salón de fiestas El Encuentro, y a más de un kilómetro de la rotonda del camino interurbano Roque González.

Eran alrededor de las 2:30, cuando la guardia de la Seccional Sexta recibió un llamado de un vecino que alertaba de un incendio de grandes proporciones en ese sector de la zona sur. De inmediato, desde la dependencia policial se dio intervención al Cuartel Central y al Destacamento 1 de Bomberos Voluntarios que acudieron con los móviles 37 y el 27.

Sin embargo, cuando llegaron las llamas iluminaban toda la oscuridad del sector, y ya nada se podía hacer. De esa forma quedaron destruidos una Jeep Cherokee, dominio DAN 010; un Motorhome, WSH 603; una Ford F100, SUH 029; una Ford Explorer, RWX 305 y una Mercedes Benz Sprinter, patente EBE 350.

EXTRAÑA SITUACION

Los bomberos aún trabajaban en el lugar cuando unos minutos después arribó el propietario del predio, Alberto Mansilla, de 56 años. Se trata de un trabajador petrolero, quien presta servicios para la empresa DLS y se mostró sorprendido por lo ocurrido.

Incluso ante la consulta policial aseguró no tener problemas con nadie, por lo que descartaba una posible represalia, como en principio pensaban los investigadores.

Es que la situación resultó por lo menos llamativa, ante la ubicación del lugar y la distancia del casco urbano.
Todos los vehículos eran propiedad de Mansilla, quien es el dueño predio donde también guarda algunas unidades de la empresa para la que trabaja, según señaló a la policía.

Ayer por la mañana quienes viven en el sector, caracterizado por sus grandes parcelas y la intimidad que logra tener cada vecino, se veían sorprendidos por la magnitud del incendio, principalmente por el daño económico que produjo la destrucción total de los vehículos. Sin embargo, nadie sabía con certeza qué había ocurrido.

Compartir