Compartir

Un joven de 25 años, identificado como Ricardo Daniel Carrizo, se encuentra internado en coma farmacológico inducido en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Zonal de esta ciudad porque según la policía quiso suicidarse en un calabozo de comisaría. Lo habían detenido por ebriedad, luego que intentara eludir un control de tránsito y le incautaran el auto que conducía.

Los sucesos comenzaron a desencadenarse alrededor de las 0:40 del domingo en el marco de un operativo rutinario de control vehicular e identificación de personas que se realizaba en la calle Santiago del Estero -zona del barrio Unión-, coordinado por policías de diversas dependencias de la Unidad Regional Norte, junto a inspectores municipales de tránsito.

De manera simultánea se llevaban a cabo otros procedimientos similares en esta misma ciudad y en Cañadón Seco, Pico Truncado, Las Heras, Koluel Kayke, Jaramillo, Fitz Roy, Puerto Deseado, en el límite interprovincial (subcomisaría Ramón Santos) y en la ruta 16 (destacamento policial Holdich).

A la hora indicada, según citaron fuentes policiales consultadas, el conductor de un automóvil Ford Escort que luego sería identificado como Ricardo Daniel Carrizo intentó eludir el control de la calle Santiago del Estero, pero inmediatamente fue interceptado por la policía.

Luego, el control de alcoholemia que se le realizó con el uso de pipeta, determinó que superaba holgadamente los 0,50 miligramos por litro de sangre.

Por tal motivo no sólo se le prohibió continuar circulando sino que además se dispuso el secuestro de auto. Fue en ese momento en que –según la versión policial– Carrizo comenzó a insultar al personal afectado al operativo y entró en ira, por lo cual fue reducido y conducido a un calabozo de la Seccional Segunda, ubicada a pocas cuadras del sitio del operativo, donde ingresó a las 0:40.

EN COMA INDUCIDO

Una hora y media después, como norma de rigor, se hizo presente en la citada dependencia un médico de apellido Benítez, a fin de certificar el estado del contraventor.

Pero cuando el médico y el personal de guardia ingresaban al calabozo, notaron que la puerta estaba semi obstruida ya que Carrizo se había quitado la remera con la cual se hizo un nudo alrededor del cuello, la ató a la mirilla de la puerta y se colgó.

Con la premura del caso fue desatado y el mismo médico le practicó ejercicios de reanimación (RCP) al tiempo que se solicitaba con urgencia una ambulancia del Hospital Zonal que lo trasladó a la guardia del nosocomio donde ingresó alrededor de las 2:40.

El joven permanecía ayer internado en la Unidad de Terapia Intensiva con un cuadro de coma farmacológico inducido y con asistencia respiratoria, pudiéndose saber además que en el hecho tomó intervención el Juzgado de Instrucción a cargo de Mario Albarrán.

NUMEROSOS VEHICULOS SECUESTRADOS

A todo esto, la Unidad Regional Zona Norte emitió un parte de prensa en el cual no se da a conocer este serio incidente, pero especifica detalles de los operativos de control realizado en las localidades y parajes mencionados.

En tal sentido indicó que fueron afectados 200 efectivos policiales, que incluyeron a personal de comisarías, Comando Radioeléctrico, Guardia de Infantería y Grupo Especial de Operaciones Rurales, lo que implicó afectar 38 móviles patrulleros y diez motos, lográndose identificar a 530 vehículos y 996 personas.

En el caso de Caleta Olivia, junto al personal de la Dirección Tránsito Municipal, secuestraron 30 vehículos y dos motos por carecer de documentación correspondiente, pero además se registraron dos casos positivos de alcoholemia, se labraron dos actuaciones contravencionales y dos actuaciones en averiguación de antecedentes y medios de vida.

Compartir