Compartir

La velada se llevará a cabo en el StubHub Center Stadium Club de Carson, condado de Los Angeles y será transmitida desde las 23 por el canal Space y la TV Pública. En la ceremonia de pesaje los boxeadores no tuvieron inconvenientes en alcanzar el límite de la categoría (63,500 kg): el argentino dio 63,030 kg y su rival 63,210.

El trelewense Lucas Matthysse, uno de los más destacados boxeadores de Argentina de los últimos tiempos, disputará esta noche con el ucraniano Viktor Postol, en Carson, California, el vacante título superligero del CMB, en una pelea de interés en el medio más importante del boxeo mundial como lo es Estados Unidos.

La velada se llevará a cabo en el StubHub Center Stadium Club, de Carson, condado de Los Angeles, y será transmitida en directo desde las 23 por el canal Space y la TV Pública en el marco del ciclo Boxeo Para Todos.
«Vinimos a dar guerra», tiró Matthysse cuando se vieron las caras por primera vez antes del cruce que sostendrán hoy en el estadio descubierto del StubHub Center y bajo una alta temperatura ambiente y que también se trasladará al ring cuando sea la medianoche en Argentina.

La ‘Máquina’ Matthysse (37-3-0/ 34 ko), de 33 años, posee perfil bajo y tiene una personalidad algo distinta a la mayoría de los boxeadores de estos tiempos. No hace declaraciones estridentes y es respetuoso de sus rivales, aunque no oculta sus ansias de subir al ring para terminar con este pleito.

En la ceremonia de pesaje, que fue presenciada ayer por unas 300 personas, los boxeadores no tuvieron inconvenientes en alcanzar el límite de la categoría (63,500 kg): Matthysse dio 63,030 y Postol 63,210.
La pelea será «difícil» repite cada vez que lo consultan a Oscar De la Hoya sobre un resultado. El ‘Golden Boy’ uno de los organizadores del espectáculo junto a Bob Arum de la Top Rank, tiene apostadas todas sus «fichas» a favor del argentino y piensa que ganará «antes del límite».

De la Hoya le manifestó a Télam que no es su estilo presionar al boxeador antes de cada pelea, pero si Matthysse vence a Postol, el ex seis veces campeón mundial y ahora empresario, tiene proyectos importantes, entre ellos «conversar con Bob Arum y concretar una pelea con el filipino Manny Pacquio para el próximo año».

El boxeador de Trelew hace más de una década tiene como entrenador a Luis ‘Cuti’ Barrera y manifiesta en cada requisitoria que solo piensa en Postol desde que se oficializó la pelea.

«Yo me entrené en Junín con mi equipo porque allí tengo todo. No me hace falta nada. Un gimnasio (Aranobox) de primera, buenos sparrings, y lo principal, estoy cerca de mi familia y en especial de mi hija (Priscila). No me interesa entrenar fuera de mi país. No me sirve», repite con insistencia Matthysse.

En tanto, el boxeador chubutense tendrá un rival que dice estar «preparado como nunca lo estuvo». Es conducido por el técnico local Freddie Roach, el mismo que entena a Pacquiao, quien ofició de sparring del ucraniano para esta pelea.

SU RIVAL ESTA PRIMERO EN EL RANKING

Postol (27-0-0/ 11 ko) y 31 años, no es un noqueador, pero tiene buena técnica. El púgil oriundo de Kiev -primero en el ránking CMB- es más alto que Matthyse, por lo cual el argentino tuvo como sparrings a boxeadores de la talla del ucraniano, como Martín Ríos, los brasileños Patrick Texeira y Yamaguchi Falcao, entre otros.

Tanto Barrera como su ayudante Juan Martín ‘Látigo’ Coggi pusieron el acento en el trabajo de la corta distancia y rapidez en los desplazamientos y golpes al cuerpo de Postol, que utiliza el jab en forma permanente para lograr distancia.

Matthysse -segundo en el escalafón CMB- tratará de revalidar pergaminos obtenidos en cuadriláteros estadounidenses.

El público de Carson todavía recuerda cuando Matthysse le ganó el 6 de setiembre del año pasado en esta ciudad al estadounidense John Molina Jr. por nocáut en once asaltos y obtuvo el título Continental de las Américas de los superligeros del CMB.

Pero el antecedente más vivo es cuando el 18 de abril pasado, Matthysse libró una batalla en Verona, Nueva York con el ruso Ruslan Porvodnikov quien terminó prácticamente «desfigurado» por el castigo recibido.
El fajador argentino no dejó nada librado al azar. Realizó junto a su equipo una preparación previa excelente para un compromiso de este nivel. En el ring se verán los resultados.

Compartir