Compartir

Luego de que procuradores de toda la Argentina acordaran con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que la Nación financie la colocación de pulseras para el monitoreo y control a distancia de los imputados por violencia de género, el procurador general de la provincia de Chubut, Jorge Miquelarena, explicó en Actualidad 2.0 que si bien los botones de pánico “dan buenos resultados, se han puesto para que la víctima tenga que actuar cuando está en peligro. Es una suerte de revictimización”. Estableció que las pulseras tendrán “un efecto superador” ya que “las lleva el victimario y se dispara una alarma cuando está a cierta distancia de la víctima”. Confirmó que, en principio, se utilizarán para casos de violencia de género, aunque su uso podría extenderse. Serán “monitoreadas por el 144, número a nivel nacional”. El presupuesto destinado a cada provincia que conforma el Consejo General de Procuradores es de “poco menos de 2 millones de pesos”. En otro orden, anunció que el programa de laboratorio forense se mantendrá por cuatro años más.

LABORATORIOS FORENSES

“Los laboratorios forenses dependientes del Ministerio Público Fiscal son el logro federal más importante porque se posibilitó que cada provincia tenga uno de ellos”, remarcó Miquelarena y detalló que la posibilidad de contar con los mismos permitió que “en Comodoro Rivadavia se puedan hacer pericias anatomopatológicas, toxicológicas, químicas y varias de aspecto genético”.

En tal sentido, planteó que el “aporte de dinero para los laboratorios forenses es muy importante en los últimos años de parte del Gobierno Nacional. Tiene la particularidad de que los montos se dividen por partes iguales a cada provincia, lo cual lo hace aún más federal”. Además, aseguró que “este programa va a tener su continuidad por cuatro años más, y vamos a poder recibir algunos aportes más para ir mejorando y ampliando”.

PULSERAS ELECTRÓNICAS

Por otra parte, el procurador general de la provincia indicó que “surgió la necesidad por parte del Consejo (de Procuradores Fiscales de la Argentina) y que tiene que ver con las pulseras electrónicas, a diferencia de los botones antipático. Si bien han dado buenos resultados, los botones se han puesto para que la víctima tenga que actuar cuando está en peligro. Es una suerte de revictimización” por lo que “nos pareció más interesante el uso de las pulseras porque además las lleva el victimario y se dispara una alarma cuando está a cierta distancia de la víctima”.

“Las pulseras electrónicas tendrían un efecto superador al botón antipánico”, sostuvo Miquelarena. Si bien aún no están definidos los costos a proveedores, “eventualmente se analizará cuántas pulseras podría corresponder a cada provincia”, dijo. Además, detalló que las mismas serían “monitoreadas por el 144, número a nivel nacional para violencia de género”.

“En principio lo pensamos para la violencia de género que merece prestarle muchísima atención porque cada día son más los hechos. Pero no significa que de dar resultados se pueda ampliar a otros hechos”, aclaró Miquelarena.

El programa nacional aporta “alrededor de 50 millones de pesos, que puede parecer una cifra muy importante pero en términos tecnológicos a partir del momento en que se entregan las pulseras, ya quedan obsoletas” por el avance tecnológico. Además, sostuvo que el presupuesto destinado por el Consejo General de Procuradores “en realidad es poco porque si se divide por las provincias que lo conforman, le está tocando un poco menos de 2 millones de pesos a cada una” de éstas.

PRESUPUESTO

Miquelarena cuestionó al Gobierno provincial debido a que “vivo contando las monedas. Es un reclamo que vengo haciendo desde hace mucho tiempo y nunca me responden. Lo hice con los anteriores ministros de Economía, al actual, y el gobernador”, Martín Buzzi.

En tal sentido, indicó que este miércoles el Superior Tribunal de Justicia “ha enviado una intimidación en reclamo de la partida para afrontar el pago de sueldos”.

Aclaró que, en cambio, su reclamo tiene que ver con “los gastos de funcionamiento que no es más del 8 por ciento del presupuesto del Ministerio Público Fiscal”. Añadió que “los gastos de funcionamiento presupuestados para el Ministerio Público Fiscal son de alrededor de 20 millones de pesos porque es el presupuesto reconducido del Poder Ejecutivo”.

Explicó que “la mecánica utilizada por el Poder Ejecutivo es hacer semanalmente un depósito” y detalló que “están depositando 350 mil pesos por semana”, que es la mitad de lo que debería transferirse, “lo que hace que haya una deuda con proveedores de más de 2 millones de pesos”.

Comentó que “esto genera infinidad de dificultades” como por ejemplo el hecho de no poder realizar “determinadas pericias, capacitación, reuniones anuales como hacíamos del Ministerio Público. Tengo que priorizar, por ejemplo, el pago de alquileres. Así con gastos telefonía, limpieza”, enumeró Miquelarena.

Miquelarena desestimó los cuestionamientos del Gobierno relacionados con la supuesta persecución desde la Procuración de determinados delitos, no así cuando se involucra a funcionarios dasnevistas. “Me parece muy poco ingenioso porque yo no conozco político que cuando esté investigado no diga que hay una persecución política en su contra”, dijo y agregó que “siendo fiscal de Estado en los primeros cinco años de (el ex gobernador) Mario Das Neves y siendo procurador durante su Gobierno, con mi propia firma he denunciado a funcionarios de alto rango de ese Gobierno. A las pruebas me remito. Si cometen hechos y hay una denuncia es obvio que habrá un fiscal investigándolo”.

Compartir