Compartir

Ocurrió en la tarde de ayer en una vivienda de barrio Juan XXIII ante la ausencia de sus moradores. Allí, un jovencito y su novia -de 14 y 15 años- habían ingresado y ya tenían preparado en el patio diversos elementos electrónicos para cargar en un vehículo, cuyo conductor ante la presencia policial consiguió darse a la fuga. La pareja fue hallada “in fraganti” por la policía que concurrió al lugar alertada por un llamado telefónico de un vecino.

El oportuno llamado de algún vecino y la rápida llegada de efectivos policiales de cuadrícula de la Seccional Quinta permitieron en la tarde de ayer abortar un cuantioso robo a una residencia de dos plantas del barrio Juan XXIII y atrapar “in fraganti” a una pareja que resultaron ser novios adolescentes de 14 y 15 años que seguramente contaban con el apoyo logístico de algún adulto que en algún vehículo debía pasar a cargar los elementos robados que tenían ya preparados en el patio pero que, dadas las circunstancias, habría optado por darse a la fuga.

Cuantioso robo a plena luz del día, abortado

El hecho aconteció poco antes de las 15 en una casa de dos plantas situada sobre la calle Carreros Patagónicos 2.894 esquina Díaz Vélez del barrio Juan XXIII, donde residen dos familias, una en planta baja y otra en planta alta.

Los ladrones irrumpieron en la planta superior por la parte de atrás donde destrozaron una puerta para acceder al mismo en momentos que los ocupantes se encontraban momentáneamente ausentes.

Ya la habían desvalijado ya que al llegar la policía encontraron apilados y semiescondidos en el patio numerosos elementos, entre los que se encontraban bolsos y valijas con prendas de vestir de adultos y menores, una guitarra con estuche, dos grandes televisores Led, gran cantidad de bebidas alcohólicas, etc.

“Gracias a los vecinos y a la policía que llegó enseguida”

“Eran dos pibitos, creo que tenían 15 años, él vive sobre la avenida Roca creo; la verdad que se llevaban de todo, hasta las ropas de mis hijos; realmente estoy agradecida a esos vecinos que alcanzaron a ver algo y llamaron a la policía que vino enseguida… yo creo que esto es culpa de los padres que no saben donde están sus hijos o bien no es la primera vez que lo hacen y están cansados, vaya uno a saber… pero tengo que agradecer que tengo buenos vecinos y una buena policía…” señaló Claudia, propietaria del lugar que había recuperado todas sus pertenencias.

Por otra parte, desde la Seccional Quinta informaron que los menores -que son novios- por orden judicial fueron entregados en forma casi inmediata a sus progenitores, aunque en el caso de la menor de 15 años, se encontraba al parecer alcoholizada y sus padres recién la fueron a retirar de la dependencia policial del barrio Isidro Quiroga recién 4 horas después de haber sido aprehendida.

Compartir