Compartir

La niña de 12 años jugaba junto a otros chicos sobre la calle y fue atacada por un perro cruza pitbull. Sufrió heridas sangrantes en la entrepierna sin afectarle la zona genital. Mientras era hospitalizada, los habitantes del sector pedían que el can fuera sacrificado. Fue secuestrado por la policía y retenido en la comisaría.

El episodio se registró ayer, alrededor de las 17:30, sobre calle Las Rosas al 1.300, en cercanías de la cancha del club Oro Negro, en la parte alta del barrio San Martín.

Según informaron fuentes oficiales a este diario, un grupo de niños jugaba como todos los días en esa zona. En un momento dado el perro de raza mestiza, que estaba suelto, atacó a A.S.Z., de 12 años.

La mordió en la zona de la entrepierna y le provocó lastimaduras sangrantes. La policía de la Seccional Séptima que concurrió al lugar solicitó una ambulancia que trasladó a la pequeña hasta la guardia sanitaria.

En tanto, los vecinos provocaron disturbios exigiendo a los uniformados que sacrificaran al animal en ese momento. Las autoridades policiales constataron que el perro pertenecía a una familia identificada con el apellido Tejerina, quien habría descuidado al can que andaba en la calle.

Luego de fuertes discusiones con los habitantes, el perro fue trasladado a la comisaría hasta tanto tome intervención un juez de Paz, se informó.

Uno de los problemas con el que se encontraron los policías es que no hay un lugar adecuado para encerrar al perro, más allá de que exista el área municipal de Veterinaria, aseguraron las mismas fuentes. Por lo tanto, el animal quedó retenido en la comisaría bajo el cuidado de la división Canes.

Al cierre de esta edición, la víctima permanecía junto a sus padres en el Hospital Regional y se esperaba conocer la gravedad de las lesiones.

Compartir