Compartir

Esperamos salir de esta crisis que no la tienen que pagar los trabajadores. Ya llevamos un año y todos trabajando», afirmó Jorge Avila en contacto con una emisora radial.
El titular del sindicato petrolero aclaró cómo será el plan de vacaciones que permitiría evitar despidos en la industria.

El secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Jorge «Loma» Avila, describió la situación actual de la industria petrolera y cómo será el «plan vacacional». En Buenos Aires se mantienen las negociaciones entre el gremio chubutense y las principales operadoras y empresas de servicios del rubro hidrocarburífero.

En diálogo con Radio del Sur, «Loma» Avila aseguró que el «plan vacacional» que se implementará –diseñado para contrarrestar la crisis generada por la caída del precio internacional del crudo, haciendo descansar a la mano de obra ociosa– se extenderá al menos hasta el 20 de enero.

El sindicalista petrolero confirmó que mantendrá su presencia en Buenos Aires para darle continuidad a las reuniones con el fin de trabajar sobre el plan de vacaciones que dispondrán para los equipos de torre. «Esperamos salir de esta crisis que no la tienen que pagar los trabajadores. Ya llevamos un año y todos trabajando», añadió.
Mientras tanto, los petroleros insisten en poner sobre la mesa de negociaciones el Impuesto a las Ganancias.

«Alguien pagará el impuesto a las ganancias que le quieren descontar a los trabajadores, ya sea las operadoras o el propio gobierno», dijo en el contacto con la emisora comodorense.

Además, los petroleros resisten a algunas condiciones que quieren imponer las empresas como establecer un esquema de trabajo de «2 x 1» contra el «1 x 1» del que gozan luego de muchos años de negociaciones con las compañías. Este planteo lo hacen puntualmente desde la Cámara de Empresas de Servicios de Operaciones Especiales (CEOPE), la que debe lidiar todos los días con el personal en el campo.

PRIMEROS CONFLICTOS

Y es justamente con muchos de los socios de la CEOPE con los que Petroleros Privados mantiene conflictos, como en los casos de Halliburton y Weatherford que ante amenazas de despidos han entrado en conciliación obligatoria con la mediación del Ministerio de Trabajo de la Nación.

A todo esto, el sector petrolero atraviesa tiempos de incertidumbre de cara al balotaje presidencial. De hecho, el líder neuquino Guillermo Pereyra dijo que votará a Mauricio Macri de Cambiemos, en un giro a la derecha del sindicalista aliado de Sergio Massa.

En tanto, Avila está con el oficialista Daniel Scioli, más allá de haberse entrevistado con el jefe porteño en Comodoro el día de su visita a Comodoro.

En el orden estrictamente sindical, «Loma» Avila cuestionó a su adversario en las elecciones gremiales de 2012. «(Mario) Mansilla debería renunciar a la banca y ponerse a trabajar en el sindicato. Me da risa escucharlo», le dijo ante la posibilidad de que su rival quiera volver al gremio en 2016.

«Mansilla está en todo su derecho de presentarse. Eso es la democracia sindical. Pero que no diga que el 80% de los trabajadores le piden que vuelva porque como diputado no debe haber llegado ni a los mil votos. Primero que se dedique a legislar», expresó el titular del gremio de los yacimientos de petróleo y gas. (El Patagonico)

Compartir