Compartir

Por el partido válido a la Promoción que dejaba un lugar en Primera “B”, General Saavedra no pudo encontrar el camino al gol y terminó cayendo ante el equipo de la Villa Balnearia por 3 a 0. Ezequiel Pinda abrió el festejo en la etapa inicial, mientras que con un gol en cada tiempo de Vladimir Covalschi -el segundo de penal- el aurinegro cerró el resultado donde facturó el ansiado y merecido primer ascenso.

El resultado de 2 a 0 favor de los comandados por Diego Gelinger en el partido de vuelta tuvo un importante valor y aún mayor trascendencia en cotejo que se disputó ayer en el Parque ante un gran marco de público de ambas hinchadas. Con mucha actitud, disciplina y mente fría, pudo superar ampliamente a General Saavedra por 3 a 0 y de esta forma se le dio el ascenso que tanto buscó estos tres años y el cual nunca obtuvo al caer en los últimos tramos de cada torneo. Más que meritorio logro deportivo para una institución que viene creciendo en lo institucional.

Rada Tilly se dedicó a cuidar el resultado en los primeros minutos. Defendiéndose en base a la presión y con un equipo totalmente lejos de su área fue ahogando la salida del rival y el libre manejo de la bocha por parte del local.

Mucho desgaste y mucha actitud por parte de la visita que se dio cuenta que era superior a su adversario y estuvo ordenado, pujante para lastimar. Por su parte Saavedra intentaba trasladar el balón por los costados, mucho sacrificio del medio campo para poder recuperar y del mismo modo tratar de salir airoso del fondo a causa de la gran presión que ejercía el equipo aurinegro. La dificultad para el local surgía a en el último cuarto de cancha en donde resolver para dañar el arco contrario era una odisea a causa de la pasiva movilidad y la no convicción en lanzar el centro.

A los 25’ una mano por parte Mesa al borde del área le dio un tiro libre de extremada dificultad a favor de Rada Tilly. El encargado de ejecutarlo fue Ezequiel Pinda, quien con un potente remate supero la resistencia de Juan Pablo Díaz. Golazo. De esta forma se hizo todo aún más cuesta arriba para los del Parque porque ya debían hacer tres goles si es que pretendían mantener la categoría.

Compartir