Compartir

Este domingo a las 17 horas, un remisero de la agencia Pueyrredón sufrió un asalto cuando dos pasajeros le pusieron armas de fuego en la cabeza y le robaron mil pesos. Para lograr evitar agresiones mayores, el chofer soltó el freno y el vehículo retrocedió cuesta abajo. Al realizar dicha acción, uno de los ladrones se arrojó del auto y el remisero fue arrastrado por su propio vehículo.

El hecho ocurrió frente a la capilla Jesús Nazareno del barrio Pietrobelli y la victima se trata de Eleodoro Juárez, un remisero que cuenta con 15 años de trayectoria, quien indicó que los ladrones no solo le sustrajeron mil pesos, sino también las llaves del auto y le pegaron un culatazo.

A su vez, indicó que al momento del asalto, los pasajeros que en principio vestían bien y se mostraban amistosos, “me pusieron las dos pistolas en la cabeza y yo mandé el auto para atrás para zafar. Y ahí el coche me pasó por encima”, detalló la víctima a El Patagónico.

Compartir