Compartir

En medio de las inundaciones en Entre Ríos, el presidente Mauricio Macri arribó a la ciudad rionegrina de Bariloche, desde donde se trasladó hasta Villa la Angostura para iniciar un período de descanso hasta el próximo 4 de enero. Buena parte del arco opositor criticó al mandatario por tomarse un receso mientras hay miles de evacuados en la zona litoraleña.

Macri aterrizó en suelo barilochense a bordo del avión Tango 10 en el que se trasladó con su familia, y desde el aeropuerto internacional Teniente Luis Candelaria viajó en un helicóptero oficial hasta un complejo habitacional de la ciudad neuquina donde pasará unos días de descanso. No obstante, Macri tiene previsto durante estos días reunirse con los productores frutícolas, pero además visitará algunas localidades cordilleranas.

Mauricio Macri junto a su esposa Juliana Awada y su hija Antonia llegaron cerca del mediodía a Bariloche, donde el avión presidencial Tango 10 se instaló en un sector restringido al público.

Alejado del sector de los pasajeros, el Presidente y su familia abordaron el helicóptero presidencial color blanco que a las 12:15 emprendió vuelo rumbo a Villa la Angostura, ubicada a unos 82 kilómetros de esta ciudad, según precisó el diario de Río Negro.

De acuerdo a lo informado, el jefe de Estado tendría previsto, entre el lunes y el martes, viajar hasta Cipolletti para reunirse con empresarios y productores frutícolas, que durante este año realizaron distintas protestas en reclamo de medidas para las economías regionales por la caída de los precios y las exportaciones.

Compartir