Compartir

El Relator Especial para la Libertad de Expresión de la OEA, Edison Lanza, sostuvo que la decisión de Mauricio Macri de intervenir la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) para desplazar de su cargo a Martín Sabbatella es «un camino poco ortodoxo» que ignora el mecanismo adecuado establecido por la Ley.

En una entrevista realizada por Federico Poore para Buenos Aires Herald, Edison Lanza aseguró que el propósito de Macri es conformar un organismo «a imagen y semejanza» del partido ganador, lo que atenta con la autonomía de AFSCA que garantizaba Martín Sabbatella al frente del directorio y un regreso «al momento en que los gobiernos manejaban la oficina».

Lanza contó que están «siguiendo esta situación en la relatoría y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos», y que sin dudas la intervención «se hizo sin usar lo que indica la ley, que establecía claramente un mecanismo para la remoción del directorio».

Ese avasallamiento a la ley que hizo el Presidente argentino «es un camino poco ortodoxo y hoy está cuestionada la legalidad de la decisión», ya que «los estándares internacionales dicen que lo adecuado es tener organismos con autonomía tanto del ejecutivo como de los poderes fácticos, que sean capaces de regular los sistemas de medios de acuerdo a principios de legalidad».

«La estructura de AFSCA es uno de los aspectos positivos de la ley», habían coincidido los relatores de libertad de expresión, de Naciones Unidas y de la OEA. «Argentina había establecido por primera vez — fue pionera en la región — un organismo con participación de la oposición, de la sociedad civil, de las ciudades… Eso es un adelanto», sentenció.

«Los anuncios que van en el sentido de intervenir justamente cuando cambia el gobierno — es decir, cuando el organismo se pone a prueba, cuando cambian la mayorías (legislativas) — para hacerlo a imagen y semejanza de quien gana, bueno, quiere decir que se acabó la autonomía, que se vuelve al momento en que los gobiernos manejaban la oficina», explicó.

Con respecto a las declaraciones del ministro de Comunicaciones Oscar Aguad, que sugirió que no había concentración de medios en Argentina, Lanza fue contundente: «A todas luces hay un grupo que tiene niveles de concentración muy importantes. Esto es importante, estamos hablando de libertad de expresión, no de una empresa que vende galletitas. Los medios de comunicación son vehículos para la libertad de expresión. Los monopolios, oligopolios y la concentración indebida afectan la libertad de expresión».

«En el caso de la concentración de medios lo que ocurre es una afectación de la democracia, porque ese grupo va a imponer su mirada, va a limitar otras, va a combatir a ciertos gobiernos o criticar a la oposición», sostuvo.

Y cruzó al ‘Milico’ Aguad: «Ignorar eso es ignorar toda la doctrina en la materia. Las democracias robustas, como Estados Unidos, ponen límites a la propiedad cruzada de medios».

Si bien aclaró que la relatoría no hace evaluaciones de desempeños de funcionarios, consideró que «el Estado argentino, como casi todos los Estados de la región, ha ratificado el tratado interamericano de derechos humanos, que deriva en muchas obligaciones, y nosotros nos fijamos en lo relacionado a la libertad de expresión».

Remarcó que «una de las obligaciones, lo ha dicho la Corte Interamericana, ha sido evitar la concentración de medios a favor de la diversidad. Hemos seguido muy atentamente la aplicación de la ley. Aplicar una ley que pone límites a la concentración de medios tiene su delicadeza, y el Grupo Clarín impugnó algunas de estas decisiones que terminaron en medidas cautelares, y la justicia está estudiando el tema».

Compartir