Compartir

Con las primeras listas de precios oficiales que empezaron a aparecer luego de los cambios que el Gobierno propuso para el sector, la tendencia es clara: los autos más baratos y populares aumentan y los más caros y exclusivos bajan. La devaluación y las modificaciones impositivas son las responsables de estas alteraciones aunque tienen distintas implicancias según cada segmento. Además, hay marcas que adoptaron distintas estrategias para esta etapa de reformulación.

A los autos chicos y más accesibles no le afecta directamente el cambio tributario y es la devaluación del dólar la que impacta en los nuevos valores. Por tomar un par de ejemplos, basta con mencionar que un Fiat Palio Fire, el modelo más barato que la marca italiana ofrece en el país, costaba en diciembre 161.150 pesos. En la lista de enero figura a 186.550 pesos. Más abrupto es el salto del Chevrolet Classic, que el mes pasado tenía un valor oficial de $ 151.600 y que ahora escaló hasta los 182.600. Con un crecimiento similar aparece el auto más vendido del país, el VOlkswagen Gol, que en su versión más barata de venta al público (Trendline 3 puertas) pasó de $ 176.785 a $ 203.834.

Los precios de modelos populares de marcas como Renault o Ford aún no se conocen ya que todavía se encuentran elaborando las nuevas listas. Pero también hay casos como los de Peugeot o Toyota que han decidido mantener los valores de diciembre, al menos por ahora. Es por eso que vehículos como el Etios y el 208 no sufrieron modificaciones. Y lo mismo se da entre los mediano. Por ejemplo, 308 y Corolla mantienen los números que tenían el mes pasado, $ 253.800 y $ 256.200 respectivamente. Todo indica que llevará un par de meses para que los precios del mercado se terminen de acomodar. Y todo indica que desde los segmentos medios para abajo esos ajustes se harán hacia arriba.

Mirá también: Cuáles son los autos que vendrán en 2016

Lo que sí redujeron sus precios al público fueron los modelos de alta gama, tanto los de marcas generalistas como los de fabricantes premium, debido a la modificación del impuesto interno aplicado desde enero de 2014. Ahora tributan un 10 % extra los vehículos que cuestan más de $ 350.000 (precio mayorista); y un 20 % los que superen los $ 800.000. Antes esas esacalas eran de 30 % (que impacataba un 42 % sobre el precio final) y 50 % (98 %). Por ejemplo, un Volkswagen Passat, que en diciembre costaba $ 876.945, en la lista de enero figura a $ 588.417.

Mercedes-Benz es la primera marca premium en hacer pública su nueva lista de precios. Y los cambios son notorios. Un Clase A 250 costaba en diciembre 106.900 dólares y ahora sale 63.000. Es cierto que el valor del dólar antes de la liberación del cepo era otra. Pero convertido a pesos también hay una baja: de $ 1.047.620 (con un dólar a $ 9,80) a 882.000 (con un dólar a $ 14).

El caso más notorio es el de la Toyota SW4, un 4×4 que se fabrica en Zárate y que se presentó hace un par de semanas. En el momento de su estreno se anunció un valor de $ 883.400. Ahora, en la nueva lista de enero figura a $ 733.700. Lo curioso es que la marca japonesa hará una compensación monetaria si alguien ya adquirió el modelo con el precio anterior. (Fuente: Clarín)

Compartir