Compartir

El vicegobernador Mariano Arcioni desarrolló una intensa agenda de actividades en Comodoro Rivadavia, que incluyó una reunión, junto al subsecretario de Transporte, Pablo Schulz, con integrantes de la empresa Patagonia Argentina, y también, con los trabajadores en “retención de servicio”, dependientes de la secretaria de Protección de Derechos de la Niñez.

La deuda del estado provincial con el transporte público, es un hecho heredado por la actual gestión y asume características similares, en distintos puntos de la provincia. En compañía del subsecretario de Transporte, Pablo Schulz y el delegado local de este área, Gerardo Gaitán, el vicegobernador Mariano Arcioni mantuvo un encuentro con exponentes de la empresa Patagonia Argentina, Jorge Reinoso y Atilio Rossi, quienes le transmitieron la complicada coyuntura financiera que atraviesa la empresa, cuya deuda asciende por parte de Provincia, a casi 9,5 millones de pesos.

“Hemos venido a ‘dar la cara’ ante los directivos de esta importante compañía, para mostrar nuestra firme voluntad de solucionar el tema de la deuda que el estado provincial tiene”, sintetizó Arcioni, y subrayó “la intención clara y manifiesta del gobernador Mario Das Neves, de honrar los compromisos, y contribuir a paliar esta situación en todos los órdenes, en una provincia en emergencia económica”.

Entre los aspectos salientes del conclave, Arcioni precisó que los directivos de la compañía, le solicitaron “agilizar los procedimientos para cobrar los fondos adeudados de Nación, que son casi 7 millones de pesos” y eliminar trámites burocráticos, que demoran la efectivización de los pagos. Asimismo, el vicegobernador resaltó la excelente voluntad y el “alto grado de compromiso” que la empresa tiene con el transporte público, siendo que cuenta con más de 130 unidades, muchas de ellas de último modelo, y dispone de 25 ramales en toda la ciudad.

“Encontramos junto al subsecretario Schulz, un contexto difícil y preocupante por parte de la compañía, al que no desconocemos, ni vamos a quitarle el cuerpo”, comentó el escribano comodorense. Además, subrayo que “voy a pasarle en limpio los números al ministro coordinador Víctor Cisterna, para que la próxima semana, tengamos novedades sobre los pagos, y la situación pormenorizada en materia de TEG y los bonos para los jubilados”.

Arcioni valoró, en más de una oportunidad, la excelente predisposición de la compañía, e hizo hincapié, en mantener “el mejor dialogo posible”, para adecuarse al contexto general que encuentra a Chubut en emergencia económica.

Asimismo, el vicegobernador aprovechó la instancia, para transmitir tranquilidad ante este cuadro de déficit en materia de recursos, y entre las prioridades planteadas por los exponentes del sector, enumeró las de cumplir “con los bonos del transporte para jubilados, y con el transporte educativo gratuito –TEG-“.

Servicios de protección a la niñez

Otro de los temas que ocupó la agenda de actividades del vicegobernador, en su visita a la urbe petrolera, tuvo que ver con la retención de servicios de trabajadores y funcionarios del Servicio de Protección a la niñez, dependiente del ministerio de Familia y Promoción Social, que conduce Leticia Huichaqueo.

Arcioni junto a la subsecretaria provincial de Desarrollo Humano y Familia, Eugenia Alianello y funcionarios de la cartera, mantuvo sucesivos encuentros, con el intendente Carlos Linares y los encargados del área a nivel municipal, Marcelo Rey y la licenciada Celia Gandini, de niñez y adolescencia. En el análisis compartido, coincidieron en “trabajar a la par”, a fin de lograr un completo panorama, sobre la compleja situación que transita la problemática en Comodoro Rivadavia.

Posteriormente, Arcioni presidió un encuentro con los trabajadores de esta dependencia, en la que “planteamos nuestra mejor predisposición, para encontrar una salida a este conflicto que viene del anterior mandato, y analizar exhaustivamente, el tema de las re categorizaciones, los cobros adeudados y los salarios”, expresó.

El vicegobernador indicó que “propusimos, acorde a una emergencia provincial que no podemos pasar por alto, que nos den 120 días para lograr el mejor diagnóstico para una cuestión que es prioritaria, como son los temas vinculados con la niñez y la familia”.

Para finalizar, y de acuerdo con lo acordado, se dispuso abrir un “compás de espera” hasta el próximo lunes, para determinar si los trabajadores que vienen llevando adelante la retención de servicios, aceptan retomar sus tareas, y en el transcurso de los 120 días propuestos, encontrar y consensuar salidas beneficiosas, tanto en para el orden municipal como en el provincial.

Compartir