Compartir

Carlos Manuel Pérez (50) quien iba acompañado por Ricardo Rowlan (53), y transportaba combustible en un camión cisterna que se dirigía a Comodoro Rivadavia, fue quien se llevó la peor parte tras un choque entre el Ford Cargo que conducía y otro que cruzó la ruta tras ingresar a una dársena en el ingreso a un yacimiento. Fue trasladado al Hospital Regional y se encuentra fuera de peligro.

Una de las unidades –dominio JXF 683– era conducida por Cristian Silva Ortiz, de 30 años, quien iba acompañado por Lucas Hernando Gauna, de 25.

El chofer intentaba ingresar al yacimiento luego de haber tomado la dársena, cuando fue impactado entre la cabina y el semi por otro Ford Cargo –dominio OJR 729– conducido por Carlos Manuel Pérez (50), quien se llevó la peor parte del accidente.

Es que la cabina del camión que presta servicios para la empresa Vermaz quedó prácticamente destruida y obligó a una rápida intervención del personal de Bomberos Voluntarios, ya que su conductor quedó atrapado en el habitáculo, mientras que su acompañante, Ricardo Rowlan, de 53 años, pudo salir sin inconvenientes.

En minutos la Unidad de Rescate, móvil 31, del Cuartel Central de Bomberos Voluntarios llegó al lugar y pudo rescatar al hombre que sufrió lesiones de importancia, que luego fue derivado al Hospital Regional donde permanece en observación.

Al lugar del choque también acudió personal policial de la Seccional de Rada Tilly. Y tanto los rescatistas como los agentes y los testigos destacaron la buena fortuna de quienes fueron víctimas de esta colisión. Es que más allá de la fuerza del choque, Pérez también conducía una camión cisterna lleno de combustible.

Si bien aún es materia de investigación, se presume que el accidente ocurrió cuando el camión que presta servicios para la empresa Mansilla e Hijos, previo al choque, tomó la dársena para ingresar al yacimiento sin advertir la presencia del otro camión cisterna que nada pudo hacer para evitar la colisión.

Ambas unidades quedaron secuestradas en el predio de la empresa Vermaz, a disposición de la Justicia.

Compartir