Compartir

La moda pasó, pero algo quedó: ocho de los diez mejores jugadores del circuito masculino son argentinos. Compiten en España, y Fernando Belasteguín, de Pehuajó, es el líder desde hace catorce años.

Es uno de los últimos deportes inventados. La fecha precisa no consta en ningún acta, pero se aproxima a algún momento de la década del 60 en México. Con tiempo para pensar y dinero para invertir en su mansión de Acapulco, Enrique Corcuera construyó cuatro paredes, colocó una red en el medio y comenzó a invitar amigos. El príncipe Alfonso de Hohenlohe-Langenburg -un noble que se dedicaba al negocio inmobiliario- se entusiasmó con la idea y la llevó a su hotel de lujo en España, y en esos veranos europeos de la década del 70, un grupo de familias aristocráticas argentinas hizo que el deporte cruzara el charco de nuevo.

De los countries a Mar del Plata, y de ahí al resto del país. Se estima que a comienzos de los 90, en el país había entre 25 y 30.000 canchas en funcionamiento, frecuentadas por alrededor de tres millones de habitantes. La popularidad del tenis que había despertado Guillermo Vilas y la facilidad para su práctica son algunas de las causas que explican el fenómeno. La sacudida inmobiliaria de la década del 90, que convirtió a las canchas en edificios, provocó su ocaso. Pero ese fervor se vivió en Argentina como en ningún otro lugar del mundo, y de esa camada de jóvenes deportistas, surgieron los que hoy son los mejores jugadores del mundo.

Eso sí: debieron hacerlo en otro lado. Porque la retirada de esta disciplina del suelo argentino derivó en un inevitable viaje a España, donde el pádel no perdió vigencia. Allí se desarrolla el World Padel Tour (WPT), un circuito profesional que se creó a comienzos de siglo con capitales privados (la empresa Land Rover es la principal aportante) y, principalmente, materia prima argentina. Durante 2015, el WPT organizó veinte torneos, de los cuales dieciocho se jugaron en suelo español, uno en Dubái y el restante en Río Gallegos. El argentino Fernando Belasteguín ganó trece de los catorce torneos que disputó.

EL MESSI DEL PÁDEL
Como le ocurre a Messi a pocos kilómetros de su casa, los números de Belasteguín ya no sorprenden: hace catorce años que es el mejor jugador del mundo. «Bela», como lo conocen en España, nació en Pehuajó en 1979, y jugaba al fútbol en su club de barrio. Hasta que la moda del pádel tocó la puerta: la dirigencia del Club San Martín construyó unas canchas y sus sueños de futbolista menguaron. A los 16 años ya era el mejor del país; tiempo después intentó volver al fútbol, pero en plena Argentina de 2001 le propusieron probar suerte en España y no tuvo mucho que pensar.

Durante trece años, Belastaguín construyó su carrera junto a Juan Martín Díaz, un extenista marplatense. La estadística de la pareja durante el período 2001-2014 recolecta más de novecientos triunfos, 170 finales ganadas sobre 191 disputadas, casi dos años invictos y veintitrés campeonatos consecutivos. El ambiente especializado los considera los mejores jugadores de pádel de todos los tiempos, y sus logros motivaron la realización de un documental: Una pareja de leyenda. Después, como en toda dupla exitosa, vino la separación, pero Belasteguín, junto al brasileño Pablo Lima, siguió levantando trofeos.

La diferencia entre Bela y La Pulga es que el número uno del pádel no está salvado económicamente. «Cuando deje de ser profesional, voy a tener que trabajar nueve o diez horas por día como todo el mundo», dice en cada entrevista que da. Y si eso pasa con el mejor de todos los tiempos, ¿qué le queda al resto? «Lo bueno de este deporte es que, si te cuidás, se puede jugar hasta los 40 años», se consuela el bahiense Juan José Mieres, actualmente sexto del WPT, en ese segundo pelotón que intenta hacerle sombra al mejor.

Aunque cueste creerlo, cada vez que parten de Barajas hacia Ezeiza -en general lo hacen para las fiestas-, se despiden de España como ídolos y llegan a la Argentina como un pasajero más: son Fernando Belasteguín de Pehuajó, Matías Díaz de Buenos Aires, Carlos Gutiérrez de San Luis y Adrián Allemandi de Neuquén. Nadie sospecha que son estrellas de prestigio internacional, sobrevivientes de una pasión argentina extinguida.

Fuente: La Nación- Tom Wichter

Compartir