Compartir

El geriátrico «San Juan», ubicado en el barrio José Fuchs, tenía vencida la habilitación desde el año 2007. Además, el edificio donde viven 55 abuelos, tiene graves irregularidades por lo que fue clausurado. «Se han encontrado insectos en el freezer de la cocina y los abuelos dicen que están picados por chinches», señalaron desde el Municipio.

El Área de Habilitaciones de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia inspeccionó ayer junto a Bromatología- el geriátrico «San Juan» ubicado en la calle con el mismo nombre del barrio José Fuchs, y al constatar graves irregularidades se procedió a la clausura.

Tras recorrer las instalaciones se realizó un informe y el juez de falta determinó la clausura del lugar que tenía caducada la habilitación desde el año 2007, y por el que cada familiar de los abuelos pagaba entre 13 y 15 mil pesos mensuales.

«Nos encontramos con falta de higiene, muchos problemas edilicios y abandono de los abuelos, muchos dicen que están picados por chinches», aseguró Daniel Campillay, subsecretario de Fiscalización.

«Hay medicamentos con la comida, las historias clínicas están incompletas, solo hay historias de que cuando pasa algo llaman a Emec, hay medicación que no se sabe quién la suministra porque no hay datos sobre eso. Debería haber un médico que vea a los abuelos y principalmente la medicación», señaló.

Asimismo, aclaró que al momento de la inspección, no había nadie responsable ni ningún enfermero de los tres que teóricamente trabajan en el lugar. (El Patagónico)

Compartir