Compartir

El incidente ocurrió en octubre del 2012 cuando un trailer sacudido por el fuerte viento aplastó al operario de Manpetrol Daniel Marcelo Ruiz en la zona de Valle Hermoso. En el proceso se encuentran involucrados el Ingeniero, Raúl Alberto Palacios y el Licenciado en Seguridad e Higiene, Leonardo Morales, acusados como presuntos autores del delito de homicidio culposo, motivado por supuestas acciones negligentes vinculadas con sus responsabilidades laborales.

En la sala de audiencias de la Oficina judicial de Sarmiento, se desarrolla un juicio oral y público, contra el Ingeniero, Raúl Alberto Palacios (66) y el Licenciado en Seguridad e Higiene, Leonardo Morales. Los profesionales fueron acusados por la Fiscalía como presuntos autores del delito de homicidio culposo. Se los investigó por la muerte del operario de tareas generales, Daniel Marcelo Ruiz (33), el empleado de la empresa de servicios petroleros Manpetrol que murió aplastado por un tráiler en octubre del año 2012. El hecho ocurrió en la zona de Valle Hermoso, Distrito II. Para las jornadas de debate, fueron citados veinticuatro testigos.

El acto judicial, es presidido por el juez, Daniel Camilo Pérez. El Ministerio Público Fiscal, está representado, por la Fiscal General, Laura Castagno. Los imputados, en tanto, son asesorados por el abogado particular Ignacio Ferreira De Las Casas.

TEORIAS DEL CASO

En la oportunidad, la parte acusadora presento su teoría del caso indicando que los hechos investigados se registraron el 26 de Octubre del 2012, aproximadamente a las 16:30. Ese día, Daniel Marcelo Ruiz, arribó a la ex base Skanka, ubicada en la Zona de Valle Hermoso, Distrito II

A ese lugar, llego a bordo de un camión Mercedes Benz identificado como interno 6-026. El vehículo, era conducido por su compañero de trabajo. Ruiz, se ubicó en el asiento del acompañante. Ambos se desempeñaban como empleados de la empresa ManPetrol SA.

En la base petrolera estacionaron el camión. Permanecían a la espera de la camioneta Traffic que los trasladaría hasta Comodoro Rivadavia.

En ese contexto, Ruiz descendió del camión con la intención de quitarse el mameluco. Los intensos vientos registrados ese día provocaron que se volara su casco protector.

El elemento de seguridad quedó ubicado en inmediaciones de un trailler, que se encontraba a pocos metros de distancia del camión.

Una ráfaga de viento, tipo torbellino, levanto el trailer y quedó volcado sobre uno de sus laterales. En ese sector, estaba Daniel Ruiz buscando su casco. Su cuerpo quedo apisonado.

Luego de ser auxiliado por sus compañeros de trabajo una ambulancia lo trasladó hasta el Hospital Regional. Falleció al día siguiente, tras sufrir un shock hipovolémico.

La parte acusadora sostuvo que al momento del hecho el Ingeniero Palacios era el Jefe de Obra, de la base conocida como «ex Skanka».

Según los informes oficiales, la misma no se encontraba operativa, cuando se registró la caída del trailler. Sin embargo, en el lugar había operarios que estaban realizando tareas de limpieza.

Asimismo, se indicó que en esa coyuntura, la única base operativa de la empresa ManPetrol era la denominada «Base de Tanques». Por la intensa dinámica e incorporaciones de personal, en ese momento no contaba con lugar suficiente para estacionar los camiones.

Por este motivo, la empresa de servicios resolvió que algunos vehículos, se ubicaran en la nueva base que estaba siendo acondicionada.

Allí, los choferes y sus acompañantes quedaban a la espera de las furgonetas contratadas para el traslado de personal.

Para los investigadores, en ningún momento se habilitó provisoriamente un lugar para que los empleados pudieran esperar los vehículos afectados al transporte de personal.

Tampoco contaban con las comodidades mínimas como un baño, o un lugar cerrado para casos de altas temperaturas o de fuertes vientos.

En este sentido, sostuvieron que no se registran normativas de seguridad, referidas al ingreso de camiones, zona de espera o prohibición de bajar del camión, hasta que el utilitario designado para traslados se encontrara en el lugar.

Para la Fiscalía, el Ingeniero Palacios, violó el deber de cuidado, al no acondicionar la base primero, y luego, autorizar el ingreso de vehículos y personas en el predio.

En este sentido, sostienen que el profesional también tenía conocimiento, que unos días antes del hecho, había ingresado a ese campamento un tráiler vacío sobre ruedas con dos ejes y una lanza de tiro. Este elemento, se encontraba, sin sujeción alguna en el lugar.

En este sentido, Castagno afirmó que el día del hecho el imputado estaba informado de la suspensión de tareas por fuertes vientos en las diferentes bases ubicadas en Valle Hermoso.

Sin embargo, no adoptó las medidas necesarias para que esta disposición se hiciera efectiva en la base «ex Skanka».

Por otra parte, Leonardo Morales, como Licenciado en Seguridad e Higiene, tenía conocimiento que días previos al accidente, se había ingresado un tráiler en ese sector.

Para los acusadores, Morales no adoptó los recaudos necesarios para asegurar el tráiler, vacío, ubicado sobre cuatro cubiertas, con una trocha pequeña, y sin sujeción alguna. Tampoco señaló una normativa clara para evitar accidentes a las personas que se encontraban en el lugar o que circulaban por el mismo.

La Fiscalía considera que con estas acciones negligentes, los imputados incumplieron con la normativa prevista, en el la Ley 19.587, sobre seguridad e higiene en el trabajo.

En consecuencia, explicó que a los imputados, Palacios y Morales, se les atribuye la conducta de coautores del delito de Homicidio Culposo (art. 84 y 45 del Código Penal).

Por su parte el abogado defensor, expresó que el Ministerio Publico Fiscal insistía en un relato falaz de los hechos.

En este sentido, explico que en ese momento, Manpetrol tenía dos bases. Una sola se encontraba operativa. El accidente, ocurrió a unos ochocientos metros de la base en funcionamiento.

Asimismo, afirmo que el camión en el que se trasladaban Ruiz y el chofer, ingreso en forma indebida a ese sector. Lo hicieron, una hora antes del horario de salida y en marco de una jornada, en la que se habían suspendido las actividades laborales, por condiciones climáticas.

Para la defensa, Ruiz ingreso a ese lugar, para cargar unas maderas, en su propio beneficio. Se las había solicitado a su supervisor, para hacer el encofrado de su vivienda. Durante, una hora, Ruiz y otros dos operarios, cargaron el material de rezago, en la caja de un camión..

Al culminar esa tarea, se produjo la muerte del operario. En este sentido, Ferreira de Las Casas, considero que el trabajador, se encontraba en un lugar que no le correspondía, y sin ninguna tarea, asignada por Manpetrol.

En esta línea de análisis, afirmó que no hubo incumplimiento de normas. En consecuencia, requirió la absolución de sus defendidos.

Por último, el juez Pérez dispuso que mañana continúe la tercera rueda de declaración de testigos.
(Fuente: adnsur)

Compartir