Compartir

Trabajaba como cocinero en el Casino Club, pero como sentía el llamado de la vocación por servir, Luis Gramajo (35), alias «Pirry», también se desempeñaba como bombero voluntario en el Cuartel Central. Ayer a las 13 perdió la vida al caérsele un entretecho prendido fuego del bar «Irlanda», ubicado en la costanera local, justo en el momento que combatía las llamas de un incendio en el restaurante. Gramajo estaba a punto de ser papá.

El siniestro comenzó minutos antes de las 13. Uno de los oficiales jefe de Bomberos, Víctor Alvarado, informó en el lugar que «se trataba de un principio de incendio en la cocina del local» y que cuando se dispusieron a trabajar en el mismo, «tomó elementos combustibles como la cocina y la parte de gas se generalizó en su totalidad en el entretecho».

Alvarado fue el único que informó oficialmente desde Bomberos, aunque en el lugar trabajaron otros jefes como Gabino Abejer y Raúl Soto. En el momento del accidente trabajaban dos dotaciones con ocho bomberos.

Según los testimonios a los que accedió El Patagónico, cuando los bomberos sofocaban las llamas, se produjo una explosión y estallaron las ventanas; el humo salió por todo el entretecho. En ese momento algunos bomberos realizaban maniobras desde afuera y otros estaban en el interior. Uno de ellos era Gramajo.

Ante la explosión y la caída del entretecho, los que estaban adentro salieron corriendo del lugar. Todos llegaron a salvo al exterior, menos Gramajo, a quien el entretecho prendido le cayó encima.

Compartir