Compartir

La Universidad Católica Argentina (UCA) afirmó hoy que en los tres primeros meses del año se registraron 1,4 millones más de pobres y 350 mil personas en situación de indigencia.

Sin embargo, aclaró que «estas proyecciones no toman en cuenta las pérdidas de empleo ocurridas en el marco de una economía inflacionaria y afectada por ajustes macroeconómicos, ni los recientes anuncios de incremento en materia de transporte y servicios domiciliarios».

El propio presidente Mauricio Macri legitimó los estudios estadísticos de la UCA cuando utilizó algunos de sus datos durante el discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación el pasado primero de marzo.

A su vez, el director del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, Agustín Salvia, dijo en conferencia de prensa: «Teníamos pensado dedicarnos a la presentación de un informe sobre pobreza y desigualdad de 2010 a 2015, pero ante la situación económica complicada vinculada al aumento del costo de vida y al actual proceso inflacionario nos vimos obligados a abordar la situación actual».

Asimismo, señaló que la situación económica de los últimos meses “invita a la preocupación”, y sostuvo que el aumento de la pobreza se debe al “fracaso del sistema político económico”, impidiendo así un “crecimiento equitativo” con igualdad de oportunidades.

El informe de la UCA subraya que existe «un fuerte empeoramiento en las condiciones de indigencia y de pobreza, durante el primer trimestre de 2016», y precisó que «la tasa de indigencia habría pasado de 5,3% a fines de 2015 a 6,9% en marzo de este año».

Por su parte, el nuevo director del Indec, Jorge Todesca, afirmó que en agosto o septiembre el organismo volvería a difundir su indicador de pobreza. En mayo, saldría, en otro orden, las canastas básica y alimentaria.

Compartir