Compartir

La UTA decidió adherir al paro y posterior movilización que se realizará mañana desde el Sindicato de Petroleros hasta el cruce de las rutas 3 y 26. Fabián Huencheque, referente del gremio, confirmó esta mañana que no habrá colectivos entre las 8 y las 19 horas.

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) confirmó ayer su adhesión al paro de 12 horas que convocó para mañana el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Chubut, en un plenario gremial del que participaron el Sindicato de Camioneros, UOM (Unión Obrera Metalúrgica), UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina), Obras Sanitarias y La Bancaria, que ratificaron su acompañamiento a la medida, que comenzó por los incumplimientos de Pan American Energy (PAE) al acuerdo de subir equipos al yacimiento.

A partir de su dilación (el acuerdo debió haber entrado en vigencia el 1 de febrero), se posibilitó el despido “por goteo” de al menos 500 trabajadores de la actividad hidrocarburífera. A partir de esta demanda, entonces, el intendente Carlos Linares decidió ponerse al frente del reclamo para que Nación obligue a las operadoras (YPF también) a cumplir su parte del convenio, lo cual evitó en todo este tiempo. Ahora asegura que la próxima semana PAE cumplirá su parte. La promesa ya se hizo al menos dos veces luego de la firma del acuerdo.

Ayer, la Cámara de Comercio de la ciudad manifestó su apoyo a la medida argumentando que el “objetivo es proteger las fuentes de trabajo y garantizar el sostenimiento de la economía local y regional”. Sin embargo, se manifestó en contra de la movilización y el paro, llamando a utilizar otras vías de reclamo, «buscando el consenso, apelando al diálogo”, y dejando en libertad de acción a los comercios y a las Pymes.

«Cada sector tiene su forma de reclamar y respetamos todas las decisiones, pero no haremos un llamado a que los comercios y Pymes cierren sus puertas», señalaron a través de un comunicado.

«De todas maneras, cada uno es libre de hacerlo de acuerdo a la evaluación personal de los propietarios. Esto no quiere decir que no se apoye el reclamo, pero quien necesite abrir sus puertas deberá sentirse libre y con la tranquilidad de desarrollar su actividad normalmente», afirmaron, concluyendo que «un paro total, y sus consecuencias, son contraproducentes para lograr estos fines».

(Fuente: El Patagónico)

Compartir