Compartir

Tras una persecución dos policías lograron atrapar en plaza Gardel al sujeto que había robado un celular a una mujer en las afueras del supermercado ubicado enfrente.

“Ya nos tienen cansados, siempre andan al acecho esperando la oportunidad para robarle a alguien, son como las pirañas….” resumía una testigo que usualmente suele trabajar en inmediaciones del Supermercados “La Anónima” del barrio 9 de Julio.

La referencia era a un minúsculo grupo de individuos jóvenes que suelen aprovechar el andar descuidado de personas para robarles lo que tengan a mano, sea cartera, bolsa de compras o teléfono celular, para luego salir corriendo hacia diversos lugares donde puedan ocultarse.

Aprovechan las sombras nocturnas que por estos días de invierno comienzan cerca de las 6 de la tarde y tras los arrebatos, escapan por calles Santiago del Estero o Santa Cruz hacia Sargento Cabral, o simplemente cruzan por la plaza Carlos Gardel pegada al Hogar de Ancianos “Pablo VI” y corren hacia calle Uruguay o la avenida Córdoba.

Suelen escapar de la vista de los celosos vigilantes de la seguridad privada del Supermercados y del policía de consigna, pero siempre están acechando entre las sombras para esperar el momento y dar la estocada.

En algunas ocasiones, la excusa de “hacer carritos” ayudando a clientes o simples transeúntes es solo para espiar a posibles víctimas, las que encuentran más vulnerables, como hombres y mujeres de la tercera edad o adolescentes distraídos. Suelen también sorprender a posibles “clientes” apareciendo detrás de la parada de un transporte público situado en diagonal a la placita del lugar.

Arrebató celular, pero dos policías lo corrieron y lograrlo atraparlo

Y desde la Seccional Segunda, a cuyo mando se encuentra el comisario inspector Fernando Mora, han tomado nota del particular accionar delictivo y procuran combatirlo y, en lo posible, erradicarlo para brindar seguridad a clientes y transeúntes que acuden o pasan por inmediaciones de los lugares descriptos. Y ayer, según informaron las fuentes policiales, se encontraban realizando control e identificación de personas en proximidades de la avenida 13 de Diciembre y calle Aristóbulo del Valle el oficial Principal Walter Cesaro y el oficial Inspector Pablo Sebastián Alvarez cuando desde el sector del casi siempre superpoblado comercio escucharon gritos de una persona que había sido víctima del arrebato de su teléfono celular y donde muchos absortos testigos que señalaban al ladrón que corría en dirección a la plaza Carlos Gardel buscando lugares oscuros para perderse de vista: pero ambos policías salieron raudamente en su búsqueda y tras una cuadra y media lograron darle alcance. El arrebatador en cuestión habría levantado una piedra con intenciones de resistirse, pero no le dieron tiempo y fue rápidamente reducido y esposado. En el suelo dejó caer el teléfono color rosado marca Samsung de alta tecnología que había arrebatado a su presa.

Una vez en la dependencia policial, sería identificado como Sebastián Castro Flores, tiene 23 años y según las fuentes policiales, carga con varios ilícitos en su haber, incluyendo robos agravados. Quedó detenido a disposición de la Fiscalía de turno y a la espera de la audiencia de control de detención para las próximas horas.

Compartir