Compartir

Tras los allanamientos desarrollados el sábado que concluyeron con el secuestro de siete armas de fuego, municiones y dinero, entre otros elementos que podrían probar la existencia de actividades ilícitas, los investigadores no descartan que se trate de una organización que se dedique a la explotación clandestina de la prostitución. Hay un ciudadano dominicano detenido que hoy comparecerá ante el juez, otro de nacionalidad colombiana está prófugo. Los operativos se concretaron tras la denuncia por amenazas y agresión que realizó una joven también de nacionalidad dominicana.

“Mientras me ponía la pistola en la cabeza me mostraba de su celular un video donde tenían a un hombre arrodillado, en la misma situación, este hombre pedía por favor que no lo mataran… esto también te va a pasar a vos, me dijo…” habrían sido, palabras más y palabras menos, lo que denunció ante la policía la joven de nacionalidad dominicana Brenda Hilario, de apenas 22 años sobre las amenazas de muerte que le habría proferido un individuo de apellido Rodríguez, de la misma nacionalidad, alrededor de las 13 del pasado jueves 23 de junio cuando junto a otros hombres y dos mujeres más aparecieron por su domicilio sobre el Pasaje Los Patos casi Pasaje San Carlos, hecho que derivó durante la mañana del sábado en seis allanamientos domiciliarios en busca de armas de fuego y teléfonos celulares, entre los que secuestraron el teléfono celular perteneciente a la víctima de las amenazas de muerte.

“No está bien claro aún el motivo de las amenazas, pero al parecer sería por el reclamo de un dinero o comisión por unos ´pases´ que presuntamente le debían” confidenció luego uno de los investigadores policiales que pondrían en el tapete un intrincado y oscuro entramado de prostitución clandestina que podría ponerse al descubierto en las próximas horas con la ampliación de denuncia y pruebas testimoniales que podría aportar la progenitora de la denunciante y otra amiga también dominicana que se encontraba acompañándolas al momento de recibir a los violentos visitantes.

Además, no pudieron aún aprehender y pesa sobre su persona el pedido de captura de un ciudadano colombiano identificado como Rubén Rodríguez, informó la policía.

Por si fuera poco la advertencia, la joven denunciante señala que le rociaron el rostro con un ácido con serias intenciones de quemarla, agregando tener relación sentimental con un Policía del Chubut, cuya identidad aún no trascendió.

Al parecer, quien realmente recriminaría a Brenda el haberse quedado plata de unos ´pases´ sería la madre del sujeto acusado de amenazarla, identificada como Angélica.

Prostitución encubierta y muchas armas de fuego

Mientras persisten las incógnitas sobre las verdaderas motivaciones del intrincado asunto, la Brigada de Investigaciones junto al fiscal Cristian Olazábal encabezaron varios allanamientos en sendos domicilios de los barrios Jorge Newbery, Ceferino Namuncurá y en la céntrica Torre 4 donde tal como este diario informara en su edición anterior, lograron secuestrar siete armas de fuego, entre ellas dos de fabricación casera de las denominadas “tumberas” y una cantidad considerable de municiones de todo calibre, como así también una cantidad no precisada de dinero en efectivo, pesos nacionales y dólares que la Fiscalía solicitó que sean incautados.

Cabe agregar -y tal como este medio informó en su edición anterior- que en la mayoría de los domicilios allanados, incluyendo el de la denunciante, funcionaban como seudas “peluquerías” donde, además, detectaron la presencia de ciudadanos extranjeros indocumentados, lo que originó la intervención de Migraciones.

El único detenido Joel Rodríguez fue alojado en la Seccional Séptima y recién este lunes sería sometido a la audiencia de control de detención, persistiendo la detención del ciudadano colombiano Rubén Rodríguez.

Compartir