Compartir

Uno de los episodios de violencia se registró en la zona alta del barrio La Floresta, un sector que últimamente ha cobrado características de alta peligrosidad, a raíz justamente de constantes enfrentamientos armados, y que preocupa al vecindario y a las autoridades. En este caso un joven resultó con una herida de bala en la cabeza y fue trasladado a un centro privado de salud. El restante hecho tuvo lugar en el barrio San Isidro Labrador, donde en aún confusa situación un joven sufrió un impacto de bala en un glúteo (en la foto, cuando es trasladado al Hospital Regional). La policía detuvo a dos individuos como sospechosos en uno de los casos.

Un joven herido de bala en el barrio Isidro Labrador (ex 313 viviendas) y otro baleado en la ya preocupante y peligrosa zona alta del barrio La Floresta, movilizaron a efectivos policiales de la Comisaría Cuarta y al Grupo de Infantería ante las serias posibilidades que prosiga la continuidad de intercambio de disparos, especialmente sobre calles Mburucuyá y 12 de Octubre, Mburucuyá y Huergo y los pasajes Misiones y Santamaría.

El primero de los casos ocurrió alrededor de las 18:30 cuando desconocidos que podrían ser individuos del barrio Quirno Costa, balearon en un glúteo a un joven que se encontraba en las afueras de un domicilio de la calle Ángel Velaz al 1.100 (residiría la familia Cabrera). Fue todo muy abrupto y sorpresivo y alertó a otros jóvenes del barrio que prestaron los primeros auxilios a la víctima y alertaron al personal policial de la Seccional Cuarta del suceso. Se solicitó una ambulancia y se procedió al traslado del joven –sería de apellido Gallardo– hacia la guardia del Hospital Regional. Al parecer, el proyectil no le habría tocado ninguna parte ósea, aunque se estaba evaluando.

Otra: “Los Palomos” y un herido de bala en la cabeza

Una hora después la policía tomaría conocimiento de otro herido de bala tras un enfrentamiento armado ocurrido en la zona alta del barrio La Floresta, donde un grupo agresor habría caído al domicilio de integrantes de los conocidos “Palomos” y efectuado varios disparos. Al cierre de esta edición aún estaban confusos los sucesos y solo trascendía que un herido de bala en la cabeza ingresaba a la clínica privada situada en Ameghino y Alsina y esperaba asistencia médica mientras algunos testigos aportaban el dato de que otros dos individuos que se movilizaban en un viejo automóvil Volkswagen Gol color verde, habían sido vistos merodeando en las puertas de la clínica y que, al menos uno de ellos, habría esgrimido un arma de fuego. Un rápido accionar policial permitió interceptar en intersección de avenida Alsina y calle Sarmiento al mentado Gol verde y detuvo a sus dos ocupantes. Al cierre de esta edición aún el personal policial proseguía abocado a desenmarañar ambos casos de los heridos de bala mientras esperaban una orden de requisa judicial para el automóvil secuestrado preventivamente y ambos detenidos.

Compartir