Compartir

Convocados por distintas organizaciones sociales y políticas, más de 300 ciudadanos participaron ayer, bajo la lluvia, de la concentración y cacerolazo en repudio al tarifazo al gas y otros servicios públicos ya que en esta ciudad al eje convocante nacional se le sumaron el tarifazo que también se aplicó en la energía eléctrica y el aumento que se proyecta implementar en el boleto del transporte urbano.

Pese al frío y la lluvia, los vecinos se acercaron ayer a la plaza, algunos con banderas políticas, pero la mayoría con carteles identificatorios de sus barrios, banderas argentinas, pancartas con las que repudiaron el tarifazo, y muchos de ellos con cacerolas, pavas, jarros u otros elementos de metal con los que, golpe y percusión mediante, hicieron oír su reclamo y descontento.

Compartir