Compartir

Algunas inconsistencias en las declaraciones de las víctimas y de los denunciantes profundizan la investigación por un presunto ataque perpetrado por policías en la noche del pasado viernes al futbolista Matías Rima. En la tarde de ayer el jefe de Operaciones de la Unidad Regional comisario César Brandt, en diálogo con este medio, dijo que había “declaraciones contradictorias” por parte de víctimas y testigos, pero de todo modos reiteró que desde la Unidad Regional van a ir “con la investigación a fondo”.

En principio Brandt dijo que al momento en que Matías Rima fue ingresado al Hospital, desde allí se comunicaron con la policía y fue el oficial de la Seccional Primera a escuchar los testimonios de los implicados. “Se labró un acta en la que el amigo de Rima, que es la persona que lo llevó al Hospital dijo que los había agarrado una patota y no la policía. Esta persona dijo que estaban en esa esquina de 10 de Noviembre cerca de Polonia y que estaban tomando y habían consumido unas pastillas, que después los agarró una patota. Como esto pasó en jurisdicción de la Seccional Quinta, llamaron a los efectivos de esa comisaría, vinieron, estuvieron hablando y la versión que dieron fue esa” sostuvo Brandt.

“Coincidente fue la versión que dio la chica que los llevó y que resulta ser hermana del amigo de Rima. Ayer (por el sábado) fue el comisario inspector Pedro Cifuentes de Asuntos Internos a tomarle la denuncia en el Hospital a Rima, pero él no quiso denunciar nada. Solo dijo que llegaron en un auto blanco y que eran personas vestidas de azul que, para él, eran policías. Una versión bastante extraña. Tal vez lo denuncie en Fiscalía y eso está perfecto, pero de todas maneras ya está interviniendo la Fiscalía y se están haciendo las actuaciones internas”.

Distintas versiones de un mismo hecho

Cabe mencionar que las actuaciones de Fiscalía y de Asuntos Internos son de oficio por el momento porque no hay denuncia alguna al respecto, más allá de los dichos a los medios. De todas formas Brandt destacó que “hay una investigación judicial y en paralelo una interna que hacemos nosotros”.

“Es raro que se niegue a denunciar –sostuvo el jefe policial. Porque la versión que Rima le dio a Asuntos Internos es extraña, poco creíble, pero es lo que quiso decir. De todas maneras ya está la Brigada de Investigaciones buscando las imágenes en las cámaras de seguridad, que entiendo que en ese sitio hay”.

Por otro lado remarcando la postura de la Unidad Regional al respecto, Brandt dijo que “si fue personal policial hay que actuar con firmeza porque esto no se puede permitir y si no fue tampoco podemos permitir que cualquiera venga y denuncie lo que se le ocurra y que nos quedemos callados siempre”.

En cuanto a las declaraciones mediáticas que se hicieron, Brandt insistió en que “incluso las declaraciones de la madre son contradictorias, las del amigo también y las declaraciones de Rima son una cosa para Asuntos Internos, porque les dijo que llegó un auto blanco con tipos que cree que son policías y a la madre le dijo otra cosa, le dijo que iban caminando y que los policías los fueron provocando hasta que él reaccionó y entonces le pegaron. En la denuncia hay distintas versiones, lo importante es que se aclare. Tomemos en cuenta que estamos ante una persona que tuvo al menos una detención previa por tenencia de armas. Pero queremos ser muy precavidos porque lo principal es que esto se aclare” sostuvo.

Fuente: Crónica

Compartir