Video: Robó, lo corrieron, lo atraparon y se la dieron

Compartir

Ocurrió en la tarde del viernes en pleno centro. Vecinos que circunstancialmente observaron el accionar delictivo intervinieron para atrapar al ladrón que escapaba con una notebook que había robado en un comercio de venta de indumentaria deportiva y le dieron algunos golpes.

Solo protegiéndose el rostro mientras estaba en el piso de una vereda, un frustrado ladrón resultó duramente castigado en la tarde de ayer por diversos peatones y empleados de comercio que lo persiguieron por una cuadra y media hasta alcanzarlo, luego de que se apoderara de la computadora portátil de un local de prendas deportivas situado en el primer piso de la Galería San Martín.

Según informaron fuentes policiales, los hechos acontecieron pasadas las 17 de ayer y empezó cuando el comerciante de prendas deportivas Osvaldo Bonino, con dos locales en la Galería San Martín, se percató a tiempo que un desconocido se había apoderado de su notebook y al abrir la puerta y mirar escalera abajo, lo divisó escapando con su computadora, por lo que raudamente empezó a perseguirlo.

El ladrón corría en dirección a calle Moreno y se desviaba en dirección a calle Sarmiento y siempre perseguido por el comerciante que en su desesperación y en un desnivel de una pequeña escalera en la vereda, trastabilló y cayó dolorido, pero quiso la casualidad que pasara otro automovilista que lo conocía y le preguntara qué había pasado “Me robaron, el ladrón se desvió por la Sarmiento…” Y el solidario amigo no titubeó y salió también a correr al ladrón y en la esquina siguiente se le sumó un empleado Municipal y ambos, se percataron que el ladrón quiso eludirlos introduciéndose en una especie de playa de estacionamiento, detrás de una camioneta, pero los perseguidores lo rodearon y lograron aprehenderlo en la vía pública, no sin esfuerzo y le aplicaron algunos golpes corporales a manera de escarmiento, aunque peor fue cuándo otros empleados de comercio se enteraron y más de uno de ellos le arrojó alguna que otra patada.

Llamaron a la policía y lo entregaron: una vez en la dependencia policial el sujeto en cuestión fue identificado como Braian Cofré, de 22 años, con algunas otras caídas en comisarías por hechos similares. Quedó a disposición de la Justicia, esta vez por un “Hurto en grado de tentativa”. Fuente: Crónica

Compartir