Compartir

Una numerosa familia que reside sobre la calle Código 731, detrás de un complejo de canchas de fútbol ubicado sobre la avenida Chile, en el Cordón Forestal, almorzaba en momentos en que el perro de la casa apareció con un tramo de una pierna humana. Ante terrorífico hallazgo llamaron de urgencia a la policía de la Seccional Quinta.

El jefe de esa dependencia, comisario inspector Darío González concurrió junto a su personal y una vez que confirmaron que se trataba de restos humanos iniciaron una inspección ocular por el amplio salitral que atraviesa ese sector. Allí limitan los barrios Cordón Forestal, Abel Amaya y Los Bretes.

A unos 100 metros de la vivienda mencionada se encontró el cuerpo de un hombre joven que tendría entre 20 y 25 años, estimaron fuentes oficiales al diario El Patagónico. El cadáver había sido atacado por perros carroñeros que dejaron los huesos de los brazos, piernas y parte de la cadera al descubierto.

Ante el hallazgo concurrió el segundo jefe de la Brigada de Investigaciones, Pablo Lobos; la fiscal general Cecilia Codina y el funcionario fiscal Ricardo Carreño; personal de la división Canes y la Policía Científica.

Durante cinco horas los efectivos desarrollaron actuaciones en torno al cuerpo mutilado.
En un primer momento el procedimiento se realizó en el patio del domicilio donde la mascota de la familia llevó la tibia y el pie izquierdos. La zona fue resguardada y encintada hasta que los miembros de la Policía Científica secuestraron esos restos humanos para ser examinados por el médico forense.

Luego se trasladaron a los alrededores de la escabrosa escena donde estaba el cuerpo apoyado sobre su lateral derecho. Allí los efectivos hallaron las prendas de vestir del hombre que también estaban desintegradas por las mordeduras de canes.

Fuente: El Patagónico

Compartir