Compartir

Las heridas en el cuerpo de Marcelo Hernández, que apareció mutilado en un descampado del Cordón Forestal y que en un primer momento se veían como cuchilladas, resultaron ser marcas de mordidas de los perros. Algunas de ellas fueron producidas en vida, y otras tantas post mortem.

En la noche de este martes se allanó un domicilio donde la víctima habría estado el viernes en el sector de fracción 15. En el lugar secuestraron un teléfono celular y prendas de vestir para posteriores pericias. El jefe de la Seccional Quinta, comisario Darío González, dijo que “esta persona estaba alcoholizada, lesionada y lamentablemente los perros lo habrían atacado. Todo se orienta a eso. Todas las otras circunstancias mencionadas terminaron en el ataque de los perros que se comieron parte del cuerpo. Es feo, es macabro, pero es lo que tenemos hasta el momento”.

En la mañana de este lunes se conoció parte del informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de Marcelo Damián Hernández (38), enviado por el médico forense Oscar Licciardi, mientras que aún falta el informe del Laboratorio Patológico que se efectúa sobre los órganos.

El médico sostiene que si bien el cuerpo presenta lesiones cortantes y algunas punzantes, éstas nunca pudieron haberle ocasionado la muerte, porque no revisten la gravedad necesaria. “Eso descarta el homicidio”, dijo el jefe de la Seccional Quinta, comisario Darío González.

No obstante, aclaró que “falta el informe final y lo que diga la Fiscalía. Hay que considerar una sumatoria de cosas. Esta persona estaba alcoholizada, lesionada y lamentablemente los perros lo habrían atacado. No podemos confirmar esto, pero todo se orienta a eso. Es lamentable, un hecho horrible, pero si bien parece que tenía algunas lesiones leves, producto de alguna agresión, después todas las otras circunstancias mencionadas terminaron en el ataque de los perros que se comieron parte del cuerpo. Es feo, es macabro, pero es lo que tenemos hasta el momento”, indicó.

Cabe mencionar que las heridas que en un primer momento se veían como cuchilladas, en realidad resultaron ser marcas de mordidas de los perros, algunas producidas en vida, y otras tantas post mortem, según lo que se desprende del informe. “Hernández caminó hasta ese salitral donde fue encontrado el cuerpo, unos 70 metros, sin una zapatilla que fue encontrada donde estaba el resto de las ropas a unos metros con el celular –dijo González. Había pisadas una con calzado y la otra con un pie descalzo que llegan hasta el cuerpo. En el lugar había mucha sangre diseminada en el lugar, pero solo estaban sus pisadas y los rastros de los perros y de las gaviotas, solamente. No obstante esperamos la confirmación de la Fiscalía y mientras tanto seguimos en la tarea de averiguar todo lo que se pueda” sostuvo.

Compartir