Compartir

El hecho tuvo lugar pasado el mediodía de ayer en un comercio de venta de celulares que se encuentra ubicado a pocos metros de la intersección de Kennedy y Estados Unidos. Un delincuente armado habría ingresado al local que ofrece servicio técnico y amenazó a los propietarios y un cliente para alzarse luego con el dinero del comercio.

Con un cómplice

Fueron los mismos propietarios los que salieron en persecución del delincuente y en el forcejeo rompieron el vidrio de la puerta de acceso, mientras se comunicaban con la policía. Rápidamente varios móviles policiales salieron en persecución, en tanto que el delincuente llegaba hasta donde lo esperaba un cómplice en una moto para darse a la fuga.

Finalmente uno de los cacos fue detenido

En principio huyeron por Lisandro de la Torre y Santa Clara y aunque lograron evadir a los móviles, estos pudieron tomar la patente de la moto de tipo Cross dominio 741-IIJ. Así, perseguidos de cerca llegaron hasta el barrio Máximo Abásolo y en ese punto entraron a colaborar los efectivos de la Seccional Séptima. En la calle Hugo del Carril finalmente uno de ellos fue detenido y trasladado a la comisaría para su identificación.

Es mendocino y demostró extrema peligrosidad al propinar un culatazo en la cabeza durante el asalto

Se llama Matías, tiene 20 años y es oriundo de Mendoza, el sujeto que a las 12:35 de ayer asaltó el local de servicio técnico de de celulares situado sobre avenida Kennedy 1.948 casi intersección con avenida Estados Unidos y que luego huyó en una motocicleta (ver aparte).

El sujeto demostró oficio delictivo y peligrosidad al pegarle un violento culatazo con el arma de fuego al encargado del comercio.

Los investigadores policiales sospechan que formaría parte de una banda foránea que se asentó en la zona oeste de la ciudad en los últimos tiempos y que podría tener estrecha relación con otros hechos igualmente graves ocurridos en los barrios Pueyrredón, Roca y Quirno Costa donde han aprovechado para asaltar con armas de fuego y cuchillos a peatones, a quienes despojaron de algunas pertenencias y también golpearon.

Al individuo que ayer persiguieron por varias calles de la ciudad y que finalmente lograron interceptar sobre la calle Ignacio Rucci al 2.000 del barrio Máximo Abásolo, le encontraron y secuestraron entre sus pertenencias los elementos robados que había cargado en una bolsa antes de subirse a la moto: 14 teléfonos celulares, una tablet y unos 5.000 pesos, además del revólver calibre 32 con el cual intimidó a los presentes en el lugar del hecho.

Quedó alojado en un calabozo de la Seccional Tercera a la espera de la audiencia de control de detención y no se descartaba que pueda contar con pedido de captura por parte de la Justicia de su provincia natal, ya que por su modo de actuar demostró no ser ningún novato en cuestiones delictivas.

Compartir