Compartir

La iniciativa fue del diputado provincial madrynense José María Grazzini y consistió en incorporar al artículo 119 del Código Contravencional de la Provincia, un texto que imponga medidas ejemplificadoras a los propietarios de perros mordedores. Es algo que nos encontramos que resultaba de fuerte interés social”, indicó el diputado autor de la iniciativa.

En la propuesta del diputado provincial José María Grazzini, se incluyó que “si ese animal lesionara a una persona, la pena de arresto será de 30 a 120 días de arresto y además una multa que llegaría a los $5.000 y $ 85 mil según la gravedad, más el reconocimiento al sistema sanitario provincial”.

El legislador agregó que “si como consecuencia de las contravenciones apuntadas deviniere, por el accionar del contraventor, un delito culposo o doloso, la pena de arresto no será sustituible por multa. A su vez, si en la contravención tuviere participación un can que, por sus dimensiones físicas, capacidad toráxica, potencia de mordedura y volumen mandibular; éste fuera definido como `potencialmente peligroso, la pena se incrementará en un medio la mínima y en un tercio la máxima”.

La iniciativa revela además que “las sanciones o multas impuestas a los propietarios de el/los animal/es, no lo eximen de las posibles acciones en el fuero civil y/o penal”.

La propuesta, elaborada y presentada por José María Grazzini y que fue aprobada por unanimidad, consistió en incorporar al artículo 119 del Código Contravencional de la Provincia, un texto que imponga “medidas ejemplificadoras a los propietarios de perros mordedores. Es algo que nos encontramos que resultaba de fuerte interés social”, indicó el diputado autor de la iniciativa.

“Todos tomamos conciencia rápidamente cuando nos anuncian que nos van a tocar el bolsillo y tendremos que reconocer con nuestra economía los daños que se pudieran provocar en cualquier incidente, por lo que con esta herramienta aspiramos a prevenir situaciones y desenlaces que pudieran evitarse si el Estado consigue que los propietarios de canes actúen como tenedores responsables y no con desidia”.

Fuente: Diario Jornada

Compartir