Compartir

La investigación que se inició de oficio por parte de la Brigada de Investigaciones desembrolló una operatoria a partir de seguimientos y filmaciones, una serie de maniobras por parte de «choferes infieles» que realizaban de manera clandestina el traslado de combustibles que salía de la playa de tanque para luego venderlo a camioneros procedentes de Chile.

Según precisó – en conferencia de prensa- el fiscal Héctor Hiturrioz se traspasaba el combustible a un camión aprovisionado con tanques «muy rustico» de mil litros y se acopiaba en un «boliche «de Pampa del Castillo, donde ahí pasaban los camiones de procedencia chilena a abastecerse.

En tal sentido, aseguró que «estas maniobras comenzaron no hace menos de tres meses» y que habría una «multiplicidad» de personas que estarían vinculadas a este delito.

Los montos que se manebajan, según estimó, serían cuantiosos ya que realizaban estas maniobras entre una y dos veces por semana.

Fuente: El Patagónico

Compartir