Compartir

En el marco de la investigación por el triple crimen cometido por el efectivo de Prefectura Naval, Marcelo Soria, ayer se efectuó un allanamiento en las dependencias de esa fuerza. Así lo confirmaron en conferencia de prensa los fiscales generales Juan Carlos Caperochipi y Camila Banfi quienes no descartaron que se investigue a la fuerza por los delitos de “incumplimiento de deberes de funcionario público y encubrimiento”.

Caperochipi indicó que “nuestra obligación es actuar de oficio y en el marco de esta causa hemos desarrollado allanamientos” y destacó que “se secuestró todo lo que fuimos a buscar y lo pudimos obtener con mucha colaboración de la gente de Prefectura. Entre los elementos se encuentran legajos disciplinarios y toda la documentación donde pueda existir elementos”.
Por su parte, Banfi remarcó que “puede haber un malentendido respeto a las denuncias porque en el historial había una sola denuncia”.
Entrevistas

Señaló que en el marco de la investigación, “nosotros tenemos que tomarles las entrevistas necesarias a los vecinos, allegados que dicen contar con conocimiento de las denuncias y también con la víctima en particular pero eso también va a depender de su estado psicofísico”.
La causa archivada

A su vez Caperochipi indicó que “en el Ministerio Público Fiscal se tramitó una causa por un hecho del 2011. La causa se encontraba sobreseída y era por un hecho de presunto delito contra la integridad sexual. Se encontraba sobreseída porque no se ratificó la denuncia. Posteriormente el Ministerio Público Fiscal no tiene ninguna otra denuncia”. La causa quedó cajoneada.
Además, el fiscal indicó que “desconozco denuncias en la Comisaría de la Mujer pero esas denuncias se replican en el Ministerio Público Fiscal”.
Allanamiento positivo

Consideró que el allanamiento “fue positivo porque nos hicimos de una serie de documentación para investigar y que permite arrojar un poco de luz para ver cómo era su situación personal y laboral”.

Finalmente manifestó que a Prefectura Naval se la podría investigar “por presunto incumplimiento en los deberes de funcionario público si lo hubiere como así también por el delito de encubrimiento en una segunda instancia”.

Cabe recordar que Marcelo Soria mató con su arma reglamentaria a la madre, al hermano y a una hija del anterior matrimonio de su expareja.

Asimismo hirió de varios balazos al otro hijo de la mujer.

El caso derivará en una investigación aún mayor de la que se desprenderán delitos por presuntos incumplimientos en la función pública dentro de esa fuerza

Compartir