Compartir

Mientras el habitante del barrio Máximo Abásolo, Javier Mansilla (24), se recupera en una sala de terapia intensiva del Hospital Regional, la Justicia avanzó ayer en la causa en procura de detener al autor de la agresión y además secuestrar armas de fuego.

La víctima fue baleada el jueves 22, a las 20:45, en la esquina de Los Plátanos y Franzoni del Abásolo.

Mansilla, residente en la calle Ignacio Rucci, recibió dos disparos en el abdomen mientras se hallaba en la zona alta de ese barrio. Fue trasladado en forma inmediata por su padre al Hospital Regional y estuvo en grave estado.

Tras ser intervenido quirúrgicamente se mantuvo con pronóstico reservado. En los últimos días su evolución fue favorable y ya no correría riesgo su vida, precisaron fuentes oficiales.

El funcionario fiscal Cristian Olazábal estuvo al frente de la investigación y recibió
testimonios para identificar al sospechoso del ataque armado. Con otras medidas de prueba solicitó cuatro órdenes de allanamientos domiciliarios que se realizaron ayer a partir de las 18 y que se extendieron hasta las 20:30. Todos en la calle Los Ciruelos.

El presunto atacante fue identificado por la policía como Rubén Alberto Curillán, de 22 años, apodado “Polar”. La juez penal Raquel Tassello autorizó las requisas y el pedido de detención del sospechoso que no fue hallado en su domicilio ni tampoco en los de sus familiares.

Los procedimientos también alcanzaron al primo del sospechoso, identificado como Miguel Baeza, un hombre vinculado con el gremio de la construcción.

Dos de las inspecciones de desarrollaron en la calle Los Ciruelos al 3.200, otra en Los Ciruelos y Gansos Verdes y la restante en Los Ciruelos al 3.500.

Fuente: El Patagónico

Compartir