Compartir

Personal policial ahora descubrió que el martes al mediodía cuando se produjo el intento de rapto de una la niña de 11 años en la calle O’Donell, otro niño de esa edad que caminaba rumbo a la Escuela 209 por calle 554 del barrio San Cayetano también logró escapar del depravado que se moviliza en una camioneta negra con vidrios polarizados.

La policía tomó conocimiento del caso el miércoles cuando efectivos de la Seccional Sexta alertaban a las autoridades educativas de las escuelas de ese barrio a partir de la denuncia del intento de rapto de la niña ocurrido el martes a las 13:30 del que informó a un medio local.

Hay que recordar en torno a ese caso que una mujer había denunciado que su hija de 11 años intentó ser subida por la fuerza a una camioneta Toyota Hilux negra con vidrios polarizados en O’Donell y Polonia. Fue cuando se dirigía al Instituto Cristiano «Hijos del Altísimo», pero su hermanito, dos años menor, se alcanzó a colgar de las ropas de la niña y evitó que el depravado se la llevara.
Los hermanitos corrieron a pedir ayuda a dos transeúntes que justo pasaban por el lugar y estos los acercaron a la escuela. De ese modo, la policía con la denuncia en mano empezó a trabajar en la prevención en las escuelas y así se conoció el nuevo caso de intento de rapto ocurrido ese mismo martes.

La víctima también tiene 11 años y la situación ocurrió el martes al mediodía en el mismo barrio San Cayetano. El niño de contextura física pequeña caminaba en soledad por calle 554 cuando un hombre -al que describió de unos 40 años y «con chivita (barba en el mentón)»- comenzó a seguirlo en una camioneta negra con vidrios polarizados y cabina simple.

Según le contó el niño a sus maestras, cuando llegó asustado a la escuela, el individuo lo miraba fijamente y lo seguía a paso de hombre. Cuando el vehículo se le aproximó demasiado, el niño corrió pero lo hizo en dirección contraria al vehículo. De ese modo, el depravado siguió su marcha y se perdió por las calles del barrio.

Según esta nueva denuncia, el niño describió a la camioneta con la marca «Chevrolet», pero con similares características a las que dio cuenta la niña de 11 años que en esa misma franja horaria intentó ser subida a la fuerza a unas cinco cuadras del lugar.

En el caso de la niña que logró ser salvada por su hermanito de 9 años, la marca del rodado había sido descripto como «Toyota». Pero las características son las mismas, por lo que se presume que se trata del mismo sospechoso. De ese modo, ya los investigadores buscan dar con la camioneta y con su conductor.

Fuente: El Patagónico

Compartir