Compartir

El asesino del estudiante de Geología Alejandro Balle, ocurrido en julio de 2013 en Kilómetro 5, se evadió en horas de la tarde de ayer desde la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia. La fuga de Javier Lezcano fue detectada después del recuento de presos de las 20:45. El reo cumple prisión perpetua y en enero el Superior Tribunal de Justicia le confirmó la condena.

En el recuento de presos de las 20:45 los guardiacárceles detectaron que faltaba Lezcano, considerado un peligroso interno. El jefe de la alcaidía, Carlos Epullan, anoche indicó a El Patagónico que efectuaban una inspección para conocer la forma en la que se evadió el reo.

Incluso el segundo jefe de la Unidad Regional, comisario mayor Marco Antonio Morales, participó de las diligencias. De inmediato se comunicó la fuga a todas las comisarías de esta ciudad para realizar controles en los distintos barrios.

Una de las características particulares del condenado es que usa barba tipo candado o chivita. El sujeto es de contextura delgada y mide aproximadamente 1,75 de estatura.

Compartir