Compartir

La Cámara de Diputados de la Nación dará este martes el primer paso en la legalización del Cannabis para uso medicinal, en un plenario de comisiones donde Cambiemos avanzará con un dictamen que habilita al Estado a proveer el aceite de marihuana a los pacientes que lo requieran.

En un plenario de comisiones, Cambiemos buscará firmar dictamen, aunque no avalará el autocultivo, reclamado por el Frente para la Victoria. La semana pasada, especialistas y representantes de ONGs expusieron sobre el uso de esta sustancia para tratar ciertas enfermedades. Los proyectos de ley –pertenecientes a distintos bloques- serán debatidos desde las 18.30 en una reunión conjunta de las comisiones de Seguridad Interior, Salud y Legislación Penal, presidido por el radical Luis Petri, en el segundo piso del Anexo C.

La semana pasada, numerosos especialistas, familiares de pacientes y representantes de instituciones y organizaciones civiles expusieron sobre el uso del Cannabis para tratar enfermedades como, por ejemplo, la epilepsia refractaria. En ese marco, Cambiemos adelantó su posición de que el Estado asuma la responsabilidad de proveer el aceite cannábico a los pacientes, y además se haga cargo de las investigaciones sobre el uso medicinal de esta sustancia.

Así, el oficialismo cerraría las puertas a la posibilidad del autocultivo, del cual se valieron varias madres para fabricar su propio aceite; en cambio, el Frente para la Victoria firmará un dictamen alternativo que contempla esta posibilidad. “Es muy importante la investigación, pero ¿cómo hacen las universidades para poder investigar si está penado el cultivo, y cómo hacen para acceder a la sustancia?”, se preguntó la titular de la Comisión de Salud, Carolina Gaillard (FpV).

La entrerriana sostuvo además que “los más de 30 laboratorios públicos de medicamentos nucleados en la ANLAP están en condiciones de producir el aceite de Cannabis, pero para poder producirlo es necesario que haya cultivo, y para que lo haya necesitamos que el Estado cultive”. Por último, el FpV propondrá “un registro en el que estén inscriptas todas las personas que padezcan las patologías que se tratan con el aceite cannábico, para que puedan realizar autocultivo en sus domicilios”, como funciona en Canadá y Chile.

LEGISLACIÓN CHUBUTENSE

El Gobierno de Chubut promulgó la ley “I N°588” por la cual se incorporando ese producto al vademécum de la salud pública para el tratamiento del “síndrome de Dravet”, más conocido como epilepsia. Familias que utilizan cannabis para sus hijos reclaman una ley nacional. De acuerdo con la nueva legislación, el “aceite de marihuana” será provisto en los hospitales públicos y se incorpora al vademécum de la obra social “Seros” que brinda cobertura a los empleados de la administración pública del Chubut.

“Incorpórase al vademécum de salud pública de la provincia como tratamiento alternativo el Charlotte Web o aceite de cannabis, para el tratamiento del síndrome de Dravet y otras patologías que crea conveniente el ministerio de salud de la provincia” dice la flamante norma en el artículo primero.

LEY NACIONAL

Madres de niños que utilizan medicina en base a cannabis manifestaron este jueves su satisfacción por la promulgación de una ley en Chubut que habilita el uso terapéutico del producto en el sistema de salud público provincial, pero insistieron en la necesidad de que se produzca en el país, se regule con una ley nacional y se cubran las necesidades de todas las personas, no sólo de las que conviven con epilepsia.

“Es maravilloso”, dijo sobre la legislación chubutense, Valeria Salech, presidenta de la Mamá Cultiva, una fundación sin fines de lucro que agrupa a madres de niños con epilepsia refractaria, cáncer y otras patologías, que impulsan el uso medicinal de resina de cannabis.

En diálogo con Télam, la mujer, mamá de un hijo con epilepsia y trastornos conductuales consideró que “si bien es una muy buena noticia, falta que se permita el cultivo y el uso del cannabis en otras patologías” ya que la norma aprobada en Chubut considera su uso para el tratamiento del síndrome de Dravet, también conocido como epilepsia mioclónica severa de la Infancia, aunque deja a criterio del Ministerio de Salud local, la utilización en otras enfermedades.

Compartir