Compartir

Los delincuentes sorprendieron a un matrimonio que dormía en su casa de calle Granaderos al 3.200, barrio San Martín, tras desactivar el circuito de alarmas y cámaras de seguridad y violentar la puerta. Ya en el interior los sujetos ejercieron inusitada violencia. “Pedían plata, dos eran los más violentos y los que estaban armados, los otros dos se encargaban de ir llevando cosas para afuera y cargarlos a un vehículo” dijo Rosa, que resultó con golpes en el rostro.

Ambos son ampliamente conocidos en sus círculos sociales laborales, ella es Rosa Ester Barrientos (52) es licenciada en enfermería con varios lustros de trabajar en la Municipalidad y por las tardes ejerce su oficio en otra entidad privada, su marido Eleodoro Juárez (52) es trabajador del volante y residen sobre calle Granaderos al 3.200 donde hace dos años también fueron víctimas de la inseguridad una noche que llegaban con dos nietos de una fiesta y al descender del auto fueron sorprendidos por delincuentes que los asaltaron. Esa triste y lamentable experiencia es la que los llevó a extremarprecauciones y poner sistema de alarma y cámaras de vigilancia, aparte de un portón de fierro grande en el frente.

“Dormíamos en el fondo, serían las 3 de la mañana y sentí la chicharra y pensé que era mi hija que suele salir del trabajo a esa hora, entonces me vengo para adelante y los delincuentes ya estaban adentro, me tiraron al piso y entraron a pegarme…” comienza relatando el remisero Juárez mientras Rosa, con una bolsa de hielo para que se le baje la hinchazón de los golpes en el rostro, agrega que “parece que sabían algo, porque desactivaron la alarma. A Eleodoro le pedían plata a gritos mientras lo golpeaban, en tanto a Rosa lasacaron del dormitorio y la llevaron a la cocina, la tiraron también al piso y empezaron a golpearla. “Pedían plata, dos eran los más violentos y los que estaban armados, los otros dos se encargaban de ir llevando cosas para afuera y cargarlos a un auto o una camioneta.

“Yo por cada movimiento que intentaba, recibía una patada y amenazas de que lo iban a matar. “Les dijimos que se lleven todo, sin resistirnos a nada, pero igual nos golpeaban, habrán pensado que somos gente de mucha plata, somos laburantes como cualquiera, yo creo que esta gente ya vino preparada, se dedican a eso” Cuenta respecto a los delincuentes que eran adultos y muy seguros de los pasos que daban. “Sabían que había cámaras, se llevaron todos los decos y las cámaras y los CD con las grabaciones…”

Lo concreto es que los delincuentes se llevaron el televisor LED que estaba en una de las paredes del living, cámaras fotográficas, una computadora portátil ( notebook), monitores, secarropas, máquina de coser, cinco camperas, el pantalón del dueño de casa con cinto y unos 4.000 pesos que tenía en los bolsillos, una billetera y hasta la bicicleta de una nieta. La denuncia se radicó en la Seccional Séptima de policía que tras unas primeras investigaciones habrían podido detectar que el vehículo en que los delincuentes se movilizaban que sería una pequeña camioneta Chevrolet Corsa, sería la misma que media hora después del atraco aparecería quemada en la zona de quintas Uno. No hay detenidos, aunque sí algunos sospechosos, según se informó.

Fuente: Diario Crónica

Compartir