Compartir

El ministro de Energía de Nación, Juan José Aranguren, confirmó que el Gobierno de Macri realizará una baja sustancial de 8 dólares en el precio sostén del crudo Escalante. Esta determinación, que en las próximas horas se efectivizará por escrito, es un nuevo y duro golpe a la actividad y a los puestos de trabajo, cuya defensa ayer generó una importante concentración en ruta 3 y 26.

El controvertido ministro de Energía de Nación, Juan José Aranguren, oficializó la conocida intención del Gobierno nacional de bajar el precio sostén a la actividad petrolera, que se conoce como «barril criollo».

El funcionario, que insistió en la necesidad de «ir al libre mercado» y que el precio y la actividad no sea regulada ni subsidiada por el Estado, adelantó que en el caso del crudo Escalante el precio sostén pasará de los 55 dólares actuales a 47, y que para la Cuenca Neuquina la reducción será de 65 a 55 dólares.

«Lo mejor para la industria petrolera es competir. En pocos meses, la industria petrolera deberá encontrar el precio de equilibrio con los mercados internacionales», dijo el funcionario nacional al hablar en el marco de la celebración del Día del Petróleo, en un hotel del centro porteño.

«Cuando se alcance la paridad internacional, el precio sostén no será necesario. Vamos a dejar un precio sostén de 55 dólares para la Cuenca Neuquina y de 47 para el crudo Escalante», confirmó el ministro que, para que no queden dudas, fue redundante al adelantar que la decisión «la vamos a redactar y va a quedar por escrito».

Además, puntualizó que «estamos hablando de precios en dólares, y el crudo se paga en pesos», por lo cual remarcó que cuando se hace una operación «hay que multiplicar por el tipo de cambio del día anterior».

Aranguren también advirtió que «hay un retraso entre el incremento de los combustibles y los precios promedio de la economía», ya que reconoció «la inflación fue del 40% y la suba fue del 31%» pero no precisó que el próximo aumento vaya a ser de 8%, y remarcó que «eso está en los diarios. No salió de mi boca. No dije eso en ningún momento», remarcó.

Aranguren afirmó que «la industria está haciendo los deberes para ordenarse y encontrar en pocos meses un equilibrio con los mercados internacionales, que sea para no separarse más de los mismos. El Gobierno nacional garantiza que no va a hacer nada para que ello ocurra», sentenció.

«Lo mejor es competir. Esto se aplica a biocombustibles y al gas. Esa es la única forma de premiar la eficiencia y lograr una industria cada vez más fuerte y competitiva», concluyó.

Compartir