Compartir

Este jueves 26 de enero se convoca a nivel nacional a marchar por la modificación de la Ley 14346 que se refiere al Maltrato Animal luego de lo sucedido con Chocolate, el cachorro cordobés que fue despellejado por un vecino y que luego de tanto sufrimiento terminó muriendo a raíz de las graves lesiones. En Comodoro se movilizarán desde la plaza de la Escuela Nº 83 a las 18 horas.

Actualmente, la ley en cuestión no contempla penas ejemplificadoras por lo que quien comete casos de crueldad animal sólo puede pasar encarcelado de 15 días a un año, no siendo penas de cumplimiento efectivo, por lo que el caso del cachorro Chocolate nuevamente pone en debate si es necesario avanzar sobre condenas más firmes que eviten cualquier tipo de maltrato ante la angustiante situación que se vive a nivel nacional con casos que continúan sumándose cada vez con más violencia.

En Comodoro Rivadavia particularmente no se hace cumplimiento de la Ley de Maltrato Animal y mucha gente desconoce que ante estos casos puede realizar la denuncia correspondiente pero también muchas personas deciden no involucrarse e ignoran directamente la situación, pese a que la ciudad no escapa a lo que sucede en el plano nacional y cada vez son más graves los casos en los que interceden los rescatistas ante la mirada indiferente del vecino común.

Tal es el caso de un perro encontrado recientemente en la calle Margaritas, entre Rivadavia y Granaderos, del barrio San Martín, que fue abandonado por sus propios dueños y echado a su suerte, sufriendo los más atroces maltratos por parte del ser humano, y de los propios vecinos, que jamás le ofrecieron la atención veterinaria que necesitaba y llegó a un estado extremo de desnutrición, sarna en su etapa más crítica y hasta tumores, lo que motivó la intervención de rescatistas que no lograron salvarlo, e intercedieron al anoticiarse del caso ya encontrándose con un animal agonizando en el medio de la calle ante la mirada ausente de todos, pero sin embargo pudieron darle una muerte digna y una última caricia.

En Comodoro estas situaciones son moneda corriente, animales han pasado semanas tirados luego de ser atropellados con heridas de gravedad ante la mirada de ocasionales transeúntes que nada hicieron por asistirlos y mucho menos sus dueños, y es que siempre terminan siendo voluntarios los que los socorren ante avisos en las redes sociales y pagando los honorarios veterinarios con dinero de su bolsillo y colaboración de alguna que otra alma solidaria.

En concreto, para poner freno a lo que sucede se busca que la legislación cambie y genere políticas que apunten al bienestar animal haciendo hincapié más aún en la responsabilidad de los dueños, en una ciudad donde la sobrepoblación canina es un tema clave y una problemática que cada vez complica más el panorama.

Compartir