Compartir

El gerente de la SCPL, Víctor Santana consideró que en el problema del agua “el Estado debería estar más presente”, y reclamó obras complementarias cuyos costos están fuera del alcance de la Cooperativa.

En este sentido, señaló que la problemática no solo atañe a las reservas y el acueducto, sino también a la red de cañerías que es muy antigua. Por su parte, el gobernador dijo que en el ENHOSA le confirmaron que “los fondos están” para concluir la repontenciación, y le pidió al intendente de Sarmiento que habilite el paso del tendido.

Toda la población da cuenta de la angustiosa situación que atraviesan las ciudades de Comodoro, Rada Tilly y Caleta Olivia, quienes sufren numerosos cortes de agua y son constantes los reclamos que recibe la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL), sumando ya siete en lo que va del año.

Lo cierto, es que son muchos los factores que afectan la disponibilidad del agua entre ellos la baja en el nivel del lago Musters, el clima que está imperando y por supuesto, el retraso en obras que hace años deberían haberse concretado para evitar la situación que hoy atraviesa la ciudadanía.

De esta forma, el gerente de la SCPL, Víctor Santana explicó “lamentablemente hoy la realidad es que se nos está complicando todos los días estar asistiendo con la normalidad que deberíamos pero hace más de 19 años estamos recibiendo la misma cantidad de agua y la población aumentó, por lo que se dificulta el abastecimiento normal del agua”.

Asimismo, Santana detalló que no solo se trata de una problemática en las reservas sino también por las antiguas cañerías con las que cuenta la ciudad de Comodoro Rivadavia, que son sumamente frágiles y con los constantes cortes se rompen, motivando intervenciones que hacen cada vez más cuesta arriba la provisión de agua de manera regular.

“El acueducto viejo tiene más de 50 años y todavía está funcionando; es un sistema mecánico en el que hay que intervenir porque vienen 2 mil metros cúbicos hora y con la obra del acueducto nuevo se pensó que era suficiente pero no es así”, expuso mientras planteó que estaba previsto en cinco años realizar la repotenciación pero nunca se llevó adelante la obra y aún no ha finalizado.

En tanto, el gerente de la SCPL manifestó que no son dueños de las instalaciones y no se puede afrontar el costo de obras complementarias porque repercutiría en las tarifas sumado a que son inversiones que escapan a la SCPL por lo que cuestionó “el Estado debería estar más presente porque hoy está ausente y lo mejor sería la reutilización del agua pero las obras son muy costosas”.

También, Santana dijo que el Presidente de la SCPL se reunió con funcionarios provinciales para solicitar obras complementarias ante la crisis hídrica como subacueductos pero les requirieron los proyectos por lo que la parte de Ingeniería de la institución se encargará del tema.

Tenemos la esperanza

En cuanto al futuro o panorama que se viene, desde la SCPL plantearon que esperan que esté finalizada la obra de repotenciación para el próximo verano dado que con una capacidad de transporte de 7 mil metros cúbicos más se aliviarían los cortes de agua y no serían tan frecuentes.

La necesidad de modificar hábitos

Desde la SCPL expresaron que una de las mayores problemáticas que genera que constantemente se den cortes de agua, sumado a las cuestiones técnicas y la falencia en obras, tiene que ver con el mal uso que realiza la población del agua potable, teniendo en cuenta que cada familia tiene dos mil litros de agua como mínimo en su vivienda dado que otros incrementaron la capacidad ante las restricciones de suministro por lo que indicaron que es necesario que se tome conciencia del derroche que se hace.

No solo se trata del llenado recurrente de piletas pelopincho por no contar con cobertores para evitar que se ensucie el agua, sino también el excesivo riego de plantas, patios y veredas, el lavado de autos y el mismo uso en domicilios ya sea para higiene personal como para la utilización de lavarropas, lavavajillas y demás elementos, genera grandes inconvenientes en la cantidad del recurso disponible para toda la población.

De esta forma, desde la SCPL insisten con la necesidad de que el Municipio retome las tareas que hace años se había comenzado y que tiene que ver con las multas al vecino que derrocha agua, más aún, considerando que está vigente una crisis hídrica, mientras también apuntan a que finalmente se dé la instalación de medidores domiciliarios buscando la manera de que no impacte tanto en el bolsillo del usuario.

“Es necesario que se busque la manera de multar y que impacte en el bolsillo del que derrocha para que deponga esta actitud que perjudica a todos” señaló el gerente de la SCPL, Víctor Santana, así como sostuvo que la gente no toma conciencia que el agua viene desde 150 km a la ciudad y estas situaciones acarrean más problemas a la provisión del agua.

La realidad del problema en Stella Maris y Caleta Córdova

Al ser consultada la SCPL sobre la problemática que tenían los barrios Stella Maris y Caleta Córdova que motivaron reclamos de los vecinos, el gerente de la institución señaló que en los puntos altos se torna más difícil la disponibilidad del servicio ante la carencia de suministro suficiente, por lo que indicó que en el caso del barrio Stella Maris se realizó una maniobra para que pudiera recibir el suministro con normalidad así como en Bella Vista Sur pero no quita que la situación afecte a todos los sectores altos.

“La topografía se vuelve más compleja y se abastece primero a los puntos bajos y después va presurizando hacia la parte alta” detalló el gerente de la SCPL, Víctor Santana –en diálogo con Diario Crónica-.

Además, expuso que en el caso de Caleta Córdova las conexiones que existen en Km. 14 y 17 hacen que quede mucha agua en el camino, por lo que afirmó: “no tenemos el recurso necesario para abastecer a Caleta Córdova entonces hay que hacer maniobras y cerramos la válvula pero cuando se retira el personal la gente vuelve a abrirla y entonces genera mayores dificultades”.

Compartir