Compartir

El Estado provincial deberá indemnizar con más de 736 mil pesos a una joven de 14 años y a sus padres por un episodio de abuso sexual que involucró a la hoy adolescente hace ya 10 años, en un jardín de infantes de Comodoro Rivadavia. Se trata de un resarcimiento por daño moral y psicológico.

El fallo al que tuvo acceso ADNSUR es de este mes y viene de la Sala A de la Cámara de Apelaciones, integrada por Julio Alexandre, Fernando Nahuelanca y Silvia Alonso.

El caso data de 2006, cuando la entonces docente M.B.T. fue condenada por abusar sexualmente de A.P.S.B, una pequeña de 4 años que concurría al jardín en el que la mujer trabajaba. Según información de la época, la maestra fue hallada culpable de abuso sexual agravado.

Los camaristas Daniel Pintos, María Elena Nieva de Pettinari e Ignacio Ferreira de las Casas, a instancias de la fiscal Liliana Ferrari, a cargo de la Agencia de Delitos Sexuales, consideraron como agravante que T. era la encargada de la educación de la víctima. El defensor fue Dante Corchuelo Blasco y su clienta estaba a cargo de la sala de cuatro de una Escuela de Nivel Inicial dependiente de Ministerio de Educación.

Entre marzo y octubre de ese año, T. llevó a la nena al baño del aula donde le tocó sus partes íntimas. Cuando se denunció el hecho, Educación apartó a la docente de su cargo y la trasladó a tareas administrativas, además de iniciarle un sumario interno hasta que se resolviera su situación procesal.

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
La Provincia fue demandada como titular del establecimiento educativo estatal. A.P.S.E. deberá ser resarcida en $563.400 y sus padres, E.F.S. y C.G.E., en $88.400 cada uno, lo que totaliza $736.200. Si se suman los intereses tradicionales en estos casos, la suma será millonaria.

El fallo al que accedió esta agencia de noticias confirmó “la lesión moral y espiritual que el hecho dañoso produjo en la menor”. Refirió “el tiempo transcurrido con valores que variaron notoriamente en todos los órdenes y las particularidades del caso, donde la guarda educativa troncha la conducta inocente de una niña de cuatro años al momento del hecho”.

En cuanto a las consecuencias del abuso, ocasionó “un grave agravio moral que a partir de la ofensa a los pocos años de una vida en formación, traumatizó notoria y largamente el curso de su existencia a la que hoy, ya adolescente, vive con notorias dificultades de relación social, de dispersión ante tareas que debiera realizar y actitudes de temor en exceso ante llamado de atención por parte de un adulto”.
Hubo testimonios judiciales de conocedoras del trato de la niña por muchos años: “Revelan el cambio de una persona afable y de fácil relación, hacia una conducta retraída y de enorme retracción a no separarse de su mamá”.

“Se verifica claramente una grave lesión en la esfera extrapatrimonial de la madre y el padre de la niña”, agrega la decisión de la Cámara. “Ello frente a la honda afectación emocional, espiritual y psicológica de la madre y del padre de la niña, puntualmente referenciada por el juez de grado con base en la prueba colectada”.
Provincia se quejó al considerar que con tamaño resarcimiento, los padres gozarían de un “enriquecimiento indebido”. La Cámara rechazó este argumento y confirmó el fallo de primera instancia.

Compartir