Compartir

Mientras avanza la incertidumbre sobre la respuesta para saldar la deuda que la empresa SP Argentina mantiene con los exagentes que se adhirieron al sistema de retiro, sobre el posible accionar federal tras la denuncia formalizada por YPF y el combustible que ya no existe en las estaciones de servicio de la operadora, las familias de los trabajadores que mantienen bloqueado la Playa de Tanques comenzaron a acompañar la vigilia, en el marco de un nerviosismo que se torna cada vez más tenso con el correr de las horas.

Como adicional, «se sumó al conflicto» un buque de carga con combustible amarrado en el antiguo muelle, el que no puede descargar por la falta de operadores en la planta ya que el personal no puede ingresar por el sostenido bloqueo y, según lo que señalara Javier Salvatierra «solo ingresa el personal que debe controlar el normal funcionamiento de equipos pero sin poner en funcionamiento la terminal».

La pérdida económica se acentúa con el mantenimiento del carguero en muelle, parado totalmente y en espera de que haya soluciones, mientras que las respuestas no llegan ni de parte de la empresa ni de la operadora que, reiteró en un comunicado oficial, su desconocimiento de los trabajadores como operarios suyos en algún momento pese a que, aseguran los mismos movilizados, «tenemos los carnets que nos han permitido ingresar a los yacimientos. Lo que sostiene YPF es una mentira total y fácilmente comprobable», señalan.

Compartir