Compartir

Los primeros ejemplares de orcas comenzaron a llegar a Península Valdés, donde habitualmente arriban unos 30 para cazar y alimentarse de las crías de lobos marinos. El método que utilizan es único en el mundo: se trata de un «varamiento intencional» por el cual impulsan su cuerpo con las olas mientras la marea es alta para lanzarse hacia la costa y cazar a las crías de lobos marinos.

«En febrero las crías de lobo marino empiezan a hacer actividades náuticas sobre la costa. Es un momento propicio para que las orcas se acerquen a la costa, tanto en Caleta Valdés como en Punta Norte, que son las áreas que por geografía les favorecen para el ataque. La orca busca atacar a la cría de lobos porque es más fácil su captura, pero si encuentra un lobo adulto también puede atacar», explicó Néstor García, subsecretario de Conservación y Áreas Protegidas del Ministerio de Turismo de la provincia.

En las últimas horas comenzaron a circular por la web, imágenes de los primeros merodeos de estos cetáceos en Punta Norte esperando que los pequeños lobos, nacidos en diciembre, se acerquen a las costas separándose de sus madres para nadar sin su compañía.

«Hay dos poblaciones de orcas en Península Valdés, una en la zona Norte y otra en la zona Sur. En la zona de Camarones también se producen algunos ataques pero más esporádicos. Y otra área donde se ve la aparición de orcas es en el Área Natural Protegida Punta Marqués, junto a Rada Tilly», agregó García.

Compartir