Compartir

Jorge Newbery cayó ayer ante Sol de Mayo de Viedma por tres a cero y complicó su continuidad en la Copa Argentina. El equipo comodorense deberá tener un partido casi perfecto en la revancha del domingo que viene como para seguir en el certamen. Maximiliano Tunessi (2) y Gastón García anotaron los goles del conjunto rionegrino. Rodrigo Cárcamo vio la roja a los 36 minutos del primer tiempo.

Quedó muy preocupado Jorge Newbery, el cuerpo técnico, jugadores y simpatizantes que estaban a la expectativa de lo que entregaba este partido de ida ante Sol de Mayo de Viedma.

Y no sólo por el categórico resultado en contra, sino por el propio rendimiento del equipo «aeronauta». Es que la diferencia pudo ser más amplia, lo que hubiera significado prácticamente el cierre de la serie.

Newbery prácticamente sufrió el partido en terreno propio, fue escasísima la participación ofensiva como para estar rozando la chance de un gol de visitante con todo lo que ello implicaba.

De cabo a rabo, Sol de Mayo impuso condiciones para maniatar las intenciones del Lobo. Enseguida, apenas pasados los tres minutos, un centro desde la izquierda dejó a toda la defensa muy estática, apareciendo Maximiliano Tunessi para marcar el primer gol del juego.

Las diferencias se mantuvieron en la continuidad del partido. Lo tuvo Fernando Valdebenito, luego otra vez Tunessi merodeó el gol pero Brian Romero alcanzó a desviar al tiro de esquina.

Sobre la media hora fue Leandro Velázquez, quien cerró con lo justo ante una definición de Matías Ponce. El «albiceleste» era claramente superior, en situaciones de gol y en el desarrollo del juego.

Para acentuar que las cosas estaban muy cuesta arriba para el equipo comodorense, Rodrigo Cárcamo comete una falta fuerte a Tunessi, ve la segunda amarilla y deja al Lobo con diez por casi una hora de juego.

De esta manera, si once contra once era un problema, todo se agravó en el complemento, porque Sol de Mayo se sintió más seguro y fue a buscar una diferencia que le agregue más chances para la revancha del domingo que viene.

El partido disminuyó en intensidad, pero no en el dominio del local que siguió generando situaciones de gol. Como en la que alcanzó a cerrar Ariel Rubio y que luego Tunessi envió por arriba del travesaño.

Promediaba el segundo tiempo y Rubio no pudo una vez más con Tunessi, el más decisivo de todo el juego. El defensor le cometió penal que Gastón García convirtió en el dos a cero.

La temperatura era agobiante y Jorge Newbery sólo tuvo algunas aproximaciones que no acarrearon inconvenientes para el arquero Nahuel Astutti.

En cambio, Sol de Mayo tenía una más. Matías Ponce asiste al incontenible Tunessi, quien define ante el achique de Romero para el lapidario 3 a 0.

Complicado lo de Newbery, porque ahora además de convertir tres goles, también debe evitar que los rionegrinos lleguen a la red. Un gol que convierta Sol de Mayo en la revancha, obligará a que el Lobo anote cinco para no quedar eliminado.

La definición más rotunda de la tarea de Newbery en Viedma, la ofreció Leandro Velázquez a Adrián De los Santos, relator de Radio Crónica, «fue el peor partido que jugamos desde que está «Pity» Murúa con el equipo. Nunca jugamos tan mal. Está difícil, pero nada es imposible», cerró el marcador lateral derecho del Lobo.

Compartir