Compartir

La reunión realizada el miércoles en Buenos Aires por la situación de SP pasó a un cuarto intermedio otorgado por la jueza del concurso preventivo de acreedores, para que en el lapso de 10 días las partes involucradas presenten una propuesta de posibles acuerdos para encauzar la situación de la empresa. El problema comprende a los 250 trabajadores suspendidos, además de los 24 que siguen reclamando por el pago de los acuerdos indemnizatorios y el riesgo latente para un total de 500 puestos laborales, a partir de la grave situación de la contratista, impactada por la baja de perforación.

En ese marco, desde el sindicato Petrolero Chubut se reclamó también ante el Ministerio de Trabajo de la Nación que en lugar de seguir el debate por la productividad, se prioricen medidas para frenar la ola de suspensiones y se dé continuidad a las fuentes de trabajo. Tanto en el ámbito sindical como de la operadora YPF se reconoce que la situación de SP resulta hoy muy difícil de reencauzar.

Vale recordar que en la mesa de análisis convocada por los Ministerios de Trabajo y de Energía, las operadoras empezaron a fijar en agenda la discusión sobre el número de operarios por cada equipo de perforación, lo que apunta al objetivo de reducir dotaciones como forma de abaratar costos, aunque con la posibilidad de reabsorber puestos de trabajo en el movimiento de equipos de terminación de pozos, siempre y cuando la “baja de costos” logre incrementar la productividad.

Mientras tanto, iniciado el mes de marzo, no se conocen los planes de inversión de las operadoras ni tampoco hay señales concretas de un recupero en el movimiento de equipos de perforación. Pese a la lenta mejoría de precios del mercado internacional, la región parece lejos de la posibilidad de lograr un marco de estabilidad.

Compartir