Compartir

El caso es sumamente complejo ya que se da en un contexto de promiscuidad en el que vivían un total de cuatro nenas de diferentes padres -la más pequeña de solo dos años- en una casa del barrio 3 de Febrero.

La identidades de los adultos responsables de este aberrante delito que causó estupor en la comunidad de Caleta Olivia, aún no trascendió en esferas judiciales, policiales o de otras instituciones, pero pudo confirmarse que aún no hay detenidos.

Las primeras versiones indicaban que la madre de las inocentes víctimas no solo las maltrataba sino que además descuidaba de su higiene, alimentación y afecto, pero lo más grave es que se comprobó que una de las nenas, de 4 años, fue sometida sexualmente por su actual pareja y por otros hombres de su entorno. Además se aguardan los resultados de estudios para verificar si otra niña, de 10 años, también fue sometida a vejámenes.

El abuso sexual de la pequeña fue descubierto el jueves de la semana pasada por médicos del Hospital Zonal, cuando los abuelos paternos que habían discutido con la madre, la llevaron para realizarle un estudio, constatándose que presentaba signos de agresiones físicas y sexuales.

Antes de ello, el 20 de enero, los abuelos ya habían radicado una denuncia en una comisaría por malos tratos, lo cual motivó la intervención de la Oficina Municipal de Protección Integral de Niños y Adolescentes que se encuentra a cargo de la licenciada en trabajo social Cecilia Florentín.

Compartir