Compartir

Arturo Cárdenas es un habitante del barrio Quirno Costa que ayer al mediodía recolectaba mariscos en los pozones situados frente al espigón de la terminal marítima de YPF, en Kilómetro 3. Se deso-rientó, cayó en un pozón y su cuerpo golpeó contra las rocas. Trabajadores de la terminal marítima alertaron vía Bomberos a los guardavidas. Uno de los socorristas, Franco Girón, corrió más de 200 metros para llegar al lugar y lo rescató del mar. Girón junto a su compañero Mariano Rodríguez lograron sacarlo de la restinga y brindarle asistencia.

Cárdenas se desorientó en medio de las olas que rompían en la restinga debajo del espigón de la terminal marítima de combustibles de YPF en Kilómetro 3. Cayó en medio de un pozón y rápidamente la marea lo encerró.
Desde los ventanales de las oficinas de la playa de tanques, operarios de petrolera observaron que el hombre quedó sumergido por más de 20 segundos y de esa manera activaron el sistema de emergencia.

Una vez que se comunicaron con Bomberos Voluntarios, estos a su vez dieron el alerta al servicio de Guardavidas, Policía, Defensa Civil y Prefectura.

Según le contó a El Patagónico el guardavidas Mariano Rodríguez, él y sus compañeros salieron corriendo desde la oficina de la playa de Kilómetro 3 hacia la zona barriendo la restinga por arriba y por abajo.

Franco Girón, corrió por entre las piedras, sorteó los pozones sobre una resbalosa zona para finalmente llegar hasta donde estaba Cárdenas boca abajo en el agua.

Girón lo tocó y lo giró. Aunque el guardavidas le hacía preguntas, Cárdenas solo balbuceaba, y de esa manera se dieron cuenta que el hombre estaba aturdido.

Media docena de guardavidas llegaron al lugar corriendo con la tabla de inmovilización a cuestas y con el botiquín de primeros auxilios.

Sortearon rápidamente los cientos de metros de pedregullo para poner a salvo a Cárdenas, que vestía jeans, una remera y unos zapatos de cuero sin cordones.

El hombre perdió todos sus elementos de recolección en el lugar y tras ser rescatado del agua fue cubierto con una manta.

Compartir